"Alicante, la casa de la primavera. - Wenceslao Fernández Flórez"

El origen de una fiesta.

No vamos a remontarnos a los orígenes del culto al fuego y su posterior cristianización bajo la advocación de Juan el Bautista. Nos quedaremos en tiempos más cercanos en los que testimonios documentales nos permitan comprobar cómo los pueblos de España y especialmente los de la costa mediterránea celebran la llegada del solsticio de verano en torno a hogueras purificadoras.

En Alicante el rito del fuego perduró a través de los siglos. Se trataba de una festividad agrícola, en la que los labradores celebraban el día más largo del año para la recolección de las cosechas y la noche más corta para destrucción de los males. Más tarde esta costumbre pasó a la ciudad ya que Alicante y su huerta siempre caminaron unidas. 

Así se puede constatar que la primera noticia documental de estas primitivas hogueras se remonta al año 1822, a través de un bando publicado por el Alcalde que ordenaba: "...que no se enciendan hogueras en las calles, ni menos se disparen tiros ni cohetes en la noche de San Juan y sucesivas, bajo multa de 20 a 100 Reales."

Las autoridades prohibían año tras año las hogueras, pero el pueblo seguía quemándolas como fiel seguidor de sus tradiciones. En 1881, por despiste del Ayuntamiento, no se publicó el correspondiente bando prohibiendo encender hogueras y según un diario de la época "...tras comenzar las fiestas con la verbena de San Juan, permitió que los pacíficos habitantes se despacharan a sus anchas con hogueras y petardos.

 Aprovechando la ausencia de prohibición los vecinos se agruparon por calles instituyendo las "festes de carrer" (fiestas de calle), con juegos populares, música de dulzaina y tabalet y con la aparición de los antepasados de los actuales "ninots", en forma de figuras grotescas que figuraban alguna persona a la que el vecindario criticaba.

Las hogueras vecinales continuaron presentes en nuestras calles pese a las constantes prohibiciones y debían ser bastante estruendosas pues se conservan documentos de las familias más adineradas de la ciudad como ésta del señor Pobil dirigida al Alcalde: "Ruego se tomen las medidas oportunas para que en las veladas de San Juan y San Pedro, no se repitan los hechos escandalosos de otros años, que hacen formar mal concepto de la cultura de esta población.

Corría el año 1887 y se arrastraban más de setenta años de cortapisas a las hogueras por parte de las autoridades y la aristocracia de la ciudad.

Pero fue en 1928, que se produce la reorientación definitiva de esta tradición tan perseguida. Se crea una asociación llamada Alicante Atracción, dedicada a fomentar el turismo de la ciudad, que por aquel entonces gustaba más de las playas cantábricas. Aquí aparece la figura de José María Py, que tras explicar el nacimiento de las Fallas de Valencia escribía:" Las Hogueras de Alicante son bien conocidas por su tradición desde tiempos remotos, deberíamos los alicantinos darles ese mismo carácter que se ha dado a las Fallas valencianas.

Esta idea encaminada a atraer el turismo, tal y como hizo Valencia, tuvo aceptación entre la clase dirigente y se autorizó a la asociación Alicante Atracción a organizar las "primeras Hogueras de San Juan", (primeras permitidas por el Ayuntamiento).

Posteriormente se supo que José María Py jugó sus cartas para oficializar la fiesta ante las autoridades con la idea de atraer turistas, aunque el siempre concebió las Hogueras para uso y disfrute de los alicantinos.
El éxito del primer año fue total, y según reseña el periódico El Día (1928): "Les Fogueres han sido un acontecimiento en la historia de Alicante, más de cien mil personas presenciaron la cremà".

Sin saberlo, se habían conseguido ambas cosas, la oficialización de la Fiesta y la atracción de turistas, ya que esta fue tan multitudinaria que el mismo Manuel Arques Such declaraba en la prensa: "el pueblo, este pueblo bueno, quedó como atemorizado de lo que había hecho, daba la sensación de un niño que cree haber cometido un pecado."

Como es lógico las críticas valencianas no se hicieron esperar y en 1929 una Falla se refería a las Hogueras con el lema "Monos de repetición". Pero eso, en vez de amilanar a los alicantinos, aún los estimuló más, y en pocos años se superarían las treinta Hogueras, creándose paralelamente el complemento de la Barraca, un recinto acotado instalado en plena calle y al que se accede por una portada alegórica, en cuyo interior se desarrollan verbenas, así como se puede gozar de las excelencias de la gastronomía alicantina.

Igualmente, a partir de 1932, las Hogueras instauraron la máxima representación de la Fiesta; la Bellesa del Foc -Belleza del Fuego-, cargo éste que es elegido anualmente entre las Bellezas representantes de cada Comisión de Foguera.

Con el paso de los años, el número de las Comisiones de Foguera ha ascendido a cerca de noventa, distribuidas por todas las zonas de la ciudad, así como las Comisiones de Barraca superan las setenta, siendo más de diez mil los participantes directos de nuestra Fiesta.

En su día declaradas de Interés Turístico Nacional, y posteriormente de Interés Turístico Internacional, hoy les Fogueres de Sant Joan son, además, Fiestas Oficiales de la Ciudad de Alicante

Fuente legal de la publicacion...
ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.

© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR
PARA VER EL REPORTAJE ORIGINAL Y COMPLETO DIRÍJASE A LA PAGINA DEL AUTOR
SI TUVIERA CONOCIMIENTO DE QUE SE INCUMPLEN LOS DERECHOS DE AUTOR, 
POR FAVOR NOS LO COMUNICAN EN EL E-MAIL: gyc.publicaciones@gmail.com
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFÍAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSIÓN SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACIÓN DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila© son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.
Más

Las Hogueras antes de ser Fogueres de Sant Joan


¿Cuándo y dónde empezó la costumbre de hacer hogueras en la noche de San Juan?

Su origen oficial data de 1928, cuando fueron impulsadas por el gaditano José María Py Ramírez (del cual algún día contaremos aquí también su curiosa vida). Desde entonces, se establecieron las comisiones, se construyeron los monumentos fogueriles en los barrios y la fiesta fue asentándose y evolucionando hasta tal y como la conocemos en la actualidad.

Pero hoy vamos a mirar hacia atrás para preguntarnos: ¿Cuándo y dónde empezó la costumbre de hacer hogueras en la noche de San Juan?

Ciertamente, su origen es tan remoto que es imposible fecharlo y ubicarlo con exactitud. En diversos puntos de Europa ya hay indicios de costumbres paganas de quemar diferentes cosas en el solsticio de verano desde tiempos remotos. Los lugareños buscaban con el fuego fortalecer al Sol, para evitar que las noches se volviesen más cortas ni hiciese cada vez más frío.

También está vinculado a rituales de fertilidad, de ahuyentar a los malos espíritus y de buena cosecha. Pero con el paso de los años adquirió un matiz religioso, y se vinculó a San Juan al coincidir en esos días (el solsticio se produce el 21-22 de junio y el santo de Juan es el 24, seis meses después del nacimiento de Jesús).

Aunque seguramente fue mucho antes, las primeras pruebas documentadas de que dicha tradición llegase a Alicante datan del siglo XVIII.  Los labradores alicantinos quemaban basura y restos acumulados para celebrar la recolección de las cosechas y pedir la expiración de los males.
Tiempo después, la costumbre se extendió por toda la ciudad. A los campesinos se les unieron los demás ciudadanos, y durante aquella noche de San Juan se montaba en Alicante una gran juerga popular. Se tiraban cohetes, se disparaban tiros al aire y se quemaban improvisadas hogueras.
Muchos vecinos pronto adquirieron el hábito de moldear las maderas y muebles que quemaban, dándoles formas de objetos y personas. Así se inventaron los primeros ninots.

Sin embargo no todos estaban contentos con este desmadre anual. A los conservadores políticos de la época les parecía una vergüenza para Alicante que la ciudad cayera en este caos durante una noche al año. Por esto, a partir de 1822 el Ayuntamiento publicó un bando anual en el que prohibía expresamente las hogueras y las actividades ruidosas en esa noche.

Aún así, no consiguieron erradicar nunca la costumbre del arraigo popular, y en 1881 el Ayuntamiento cometió un gran error: se le pasó publicar el famoso bando. Los alicantinos interpretaron este olvido como una vía libre para la fiesta. Aquel año la ciudad enloqueció más que nunca y las autoridades se vieron totalmente superadas.

Cabe señalar que realmente lo del bando anual no era más que una prohibición simbólica, pues hacer hogueras, pegar tiros o explotar pólvora eran cosas que ya estaban prohibidas de por si. Pero el hecho de que no se publicara el veto específico de San Juan, hizo que los alicantinos vieran la ocasión perfecta para instaurar el caos durante aquella noche.

Aunque a las autoridades no se les volvió a pasar la prohibición durante los siguientes años, lo ocurrido aquel junio del 81 quedó en el recuerdo popular. Muchos vecinos hablaban de aquella mágica e inolvidable velada de San Juan y suspiraban porque volviera a repetirse.

Pero tuvo que llegar un hombre de Cádiz para que consiguiera que las Hogueras de San Juan se celebrasen al fin de manera oficial. En realidad, el mérito de José María Py más que inventar una fiesta fue el de lograr por fin que un político la permitiese (un mérito para nada desdeñable, pues como vemos costó varios siglos conseguirlo).

El carismático José María Py no solo consiguió convencer al alcalde Julio Suárez Llanos, sino también ilusionar a miles de alicantinos para que aquel año de 1928 participaran en esta nueva fiesta. Además, junto con sus socios de la asociaciónAlicante-Atracción diseñaron todo un programa de actos y símbolos (desfiles, premios, himno, feria taurina, etc).

No sería justo obviar (nos guste o no) la importancia que tuvo que en Valencia su Ayuntamiento ya hubiera permitido con anterioridad la celebración de las Fallas. Así fue mucho más fácil convencer al alcalde y establecer esta fiesta en Alicante.

Pero si nos vamos al origen real de esta costumbre, realmente aquí es imposible saber si comenzó antes en Valencia o en Alicante. Hay muchos claros y oscuros en la historia de esta tradición la cual, al estar prohibida, apenas está documentada.

Lo que si quedará para la historia es que nuestra fiesta del fuego, que tantos alicantinos disfrutamos y esperamos con impacientes ganas el resto del año, hoy existe entre otras cosas gracias al descuido de un político. Quien sabe si quizás fue algo voluntario.

REDACTOR: David Rubio / @david_rubio7
ORIGEN DEL ARTICULO: http://www.alicanteactualidad.com/opinion/las-hogueras-las-hogueras-san-juan/
PARA VER EL REPORTAJE ORIGINAL Y COMPLETO DIRÍJASE A LA PAGINA DEL AUTOR
SI TUVIERA CONOCIMIENTO DE QUE SE INCUMPLEN LOS DERECHOS DE AUTOR, POR FAVOR NOS LO COMUNICAN EN EL EMAIL: gyc.publicaciones@gmail.com
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFÍAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSIÓN SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACIÓN DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila© son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.
Más

Jaime II concede guiatge a los Moros de Elda y Novelda

Corría la primavera del A.D. de 1296, el reino castellano de Murcia había sido invadido por Jaime II de Aragón y el monarca aragonés se esforzaba por consolidar su conquista, tanto por la fuerza de las armas como por atraerse a su causa a los diferentes señores feudales propietario de señoríos, antes vasallos de Fernando IV de Castilla y que ahora tenían que reconocer y rendir acto de pleitesía al rey de Aragón; así como a las gentes, en especial a la mayoría musulmana de la mayor parte de las poblaciones mudéjares conquistadas.

Elda y Novelda pertenecían por entonces a Violante Manuel. A la muerte del infante Manuel (1283), señor del extenso señorío de Villena, ambas poblaciones del Valle Medio del Vinalopó fueron legadas, por voluntad testamentaria, a su hija Violante; siendo separadas del resto del señorío manuelino que pasó a propiedad de su hermastro don Juan Manuel y conformando un señorío aparte.

Violante Manuel, señora también de Medellín (Badajoz), Arroyo del Puerto (Cáceres) y la mitad de Peñafiel (Burgos), casó en 1287 con el infante Alfonso, hijo menor del rey Alfonso III de Portugal, ostentando la señoría de Elda y Novelda entre 1284 y 1305.

Será en este contexto de guerra entre Aragón y Castilla y conquista del reino de Murcia, cuando un 5 de junio de 1296, Jaime II concede el privilegio de “guiatge” a los pobladores de las aljamas de Elda y Novelda durante el tiempo dado al infante Alfonso de Portugal, en nombre de su esposa Violante, para que le reconociesen como legítimo monarca de las tierras murcianas recién conquistadas.

El guiatge era un privilegio medieval que, a modo de salvoconducto, pasaporte o carta de seguridad, ponía bajo la protección del monarca a todos aquellos que lo obtuvieran. Por lo que en tiempo de guerra era muy valorado para evitar ser atacados bien por tropas reales o por señores súbditos del rey, dado que quién lo tuviera concedido tenía consideración de súbdito real.

Finalmente, en 1305, y como consecuencia de la partición del reino de Murcia por el Tratado de Torrellas y Pacto de Elche, los lugares y castillos de Elda, Novelda y La Mola fueron recibidos, en nombre del rey de Aragón, por Lope Ruiz de Villafeles, pasando a incorporarse al patrimonio real de la Casa de Aragón.
PARA VER EL REPORTAJE ORIGINAL Y COMPLETO DIRÍJASE A LA PAGINA DEL AUTOR
SI TUVIERA CONOCIMIENTO DE QUE SE INCUMPLEN LOS DERECHOS DE AUTOR, 
POR FAVOR NOS LO COMUNICAN EN EL E-MAIL: gyc.publicaciones@gmail.com
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFÍAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSIÓN SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACIÓN DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila© son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.
Más

La vestimenta típica oficial de Alicante.

El traje típico de la mujer alicantina que sin duda verás en cualquier evento festivo de la ciudad cuando vengas, sobre todo en las hogueras, está compuesto por cancan, falda,corpiño, manteleta y delantal. Tiene como peculiaridad el atuendo que llevan en la cabeza, una mantilla blanca de encaje que cae por los hombros hasta la espalda y culmina en la parte superior de la cabeza en forma de flor.

Las faldas suelen tener gran variedad en colores, lo que hace que cada traje de alicantina sea diferente y único.

El traje que lleva la bellea del Foc (Reina de las hogueras, que es nombrada cada año) se llama traje de novia alicantina y se diferenciará del resto porque además lucirá una banda con la bandera de España.


El traje del S.XVIII es parecido al de la alicantina pero no llevan la mantilla de encaje en la cabeza, ni el delantal. Suelen ser de una sola pieza o formados con falda y corpiño pero con el mismo color en ambas piezas. A diferencia del traje de alicantina, que en muchas ocasiones lleva el corpiño negro y la falda de colores.


El traje huertano proviene de la vestimenta que lucían nuestros ancestros que trabajaban los huertos: camisa blanca, faja y pañuelo en la cabeza, chaleco y espardeñas para los hombres, y falda, cancán o pololos, pañuelo a los hombros, corpiño o blusa y espardeñas para las mujeres.

Los trajes típicos huertanos pueden variar ligeramente en algún detalle según la zona de la ciudad alicantina en la que nos encontremos.

Estos trajes son muy parecidos a los que se utilizan en muchos bailes regionales.

PARA VER EL REPORTAJE ORIGINAL Y COMPLETO DIRÍJASE A LA PAGINA DEL AUTOR
SI TUVIERA CONOCIMIENTO DE QUE SE INCUMPLEN LOS DERECHOS DE AUTOR, 
POR FAVOR NOS LO COMUNICAN EN EL E-MAIL: gyc.publicaciones@gmail.com
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFÍAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSIÓN SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACIÓN DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila© son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.
Más

Las Murallas de Alicante.


Los agobios de una ciudad amurallada llegaron al punto de necesitar urgentemente derribar estas defensas que hacían imposible la expansión y crecimiento de la ciudad. Cuando arranca el año 1850, la ciudad tiene aproximadamente unos 20.000 habitantes; son quienes han recibido una especial herencia de sus antecesores: una ciudad asfixiada por sus murallas.

Aunque no resultó tarea fácil derribarlas..., todo lo contrario, fue preciso recorrer un largo camino que inició en el año 1858 la Reina Isabel II. Alicante estaba encintada por murallas desde el siglo XVI; desde lo alto del Castillo de Santa Bárbara descendían hacia el final de la calle de la Villa Vella y hasta, aproximadamente, el inicio de la avenida de Alfonso el Sabio.
La muralla descendía hacia el mar por la actual Rambla y en cada una de sus entradas había sus torreones, algunos con capilla (San Sebastián, Monserrate) y sin que faltara su casalicio con una devota reproducción de la Santa Faz".


La apertura de dos puertas laterales a la de San Francisco fue clave en el proceso, costeado por el Ministerio de la Guerra. Dentro de las murallas había 15 plazas, 125 calles, 2.490 casas y 16.687 habitantes; fuera de las murallas (sólo había dos barrios, el Arrabal Roig y San Antón), 2 plazas, 20 calles, 588 casas y un total de 3655. Tenemos que tener en cuenta que la “Guerra de los Pedros” en la Edad Media y el Bombardeo de la Armada francesa en 1691, tuvieron terribles efectos sobre nuestra ciudad: la deshabitaron casi al completo y desaparecieron la mayoría de los edificios que hoy pudiéramos considerar “históricos”.


La Arqueología Urbana, es la única posibilidad de conocer cómo era nuestra ciudad con anterioridad al siglo XVIII. Para colmo, el incendio del Archivo Municipal con su rica colección de documentos en el citado bombardeo francés hace, aún más si cabe, imprescindible el trabajo de dicha arqueología. Los restos que se han encontrado en Alicante y, en parte, conservados decentemente, abarcan desde la Edad Media hasta época moderna. Los datos más antiguos se remontan a época islámica (siglos XII y XIII), y nos hablan de un posible poblamiento en las afueras del arrabal de la medina Laqant. 

Debemos pensar en habitaciones realizadas con muros de poca consistencia, posiblemente con el uso de pescadores o de trabajadores, por la proximidad de éstas a la playa, considerando una línea de costa más adentrada. La murall cristiana de la“Vila Nova” encontrada en este solar, debió ser constituida en ese periodo de transición de mediados finales del siglo XIII, ampliando el recinto de la medina, con el cerramiento del arrabal que encontramos en la parte externa. 

Otro resto defensivo encontrado en la excavación arqueológica del solar es un paño (denominado antemural), que propiciaba un recinto defensivo de doble paramento, en el que se queda un espacio abierto (liza) entre ambos lienzos de unos 20 metros. Su construcción destruyó parte de las habitaciones o “viviendas” islámicas que pudieran encontrarse en la zona. Junto a este antemural, se construyen una serie de torres de defensa, para ampliar las posibilidades defensivas del mismo.


Conocemos parte de una de estas estructuras cuadrangulares, cuyo lienzo se encuentra adosado al edificio de las oficinas municipales. Alicante, siglo XVI Se han documentado restos de ocupación entre el siglo XV y principios del XVI. Sin embargo, será a partir del s.XVI cuando queda patente la existencia de un urbanismo regular y planificado. Se trataría de una serie de edificios que se encuentran paralelos a la muralla del siglo XIV, y que se finalizarán en 1596. 

La muralla medieval se amortiza y queda en desuso, pudiendo utilizarse su espacio extramuros como ensanche de la población. Más que casas, responden a un uso destinado al comercio, a la industria, etc. Hablamos de tiendas, almacenes o habitaciones relacionadas con el uso diario. De ahí este planteamiento regular siguiendo un mismo patrón.


Estaríamos, por tanto, ante la primera calle de Alicante Moderno, una vez se gana terreno fuera de las murallas medievales, en el frente del mar. Alicante, siglos XVII-XVIII Es a partir del s.XVII cuando se observarán una serie de cambios muy importantes en la zona de Alicante. Ahora la muralla se encuentran en zonas más céntrica de la ciudad. 

Tras el bombardeo de la ciudad por la Armada francesa en el año 1691, y tras perderse gran parte de los edificios públicos civiles de la zona (Ayuntamiento, Cárceles, Lonja...), se procede a la construcción del actual Ayuntamiento barroco sobre los restos de la muralla primitiva, y a la urbanización de su espacio exterior con una plaza (la actual Plaza del Ayuntamiento). Sobre los muros de las edificaciones del siglo XVI se construyen nuevas estancias del siglo XVII. Incluso se llegan a modificar el ancho de las calles.


Las nuevas construcciones se realizan con mampostería y sillares de tamaño mucho mayor al empleado en el s.XVI. Las casas son también mucho más grandes. Alicante, siglos XIX – XX El urbanismo en la zona irá evolucionando hasta la creación de numerosas casas y patios compartidos (finales del XVIII e inicios del XIX). Es el momento en que el funcionamiento de las calles como tal se abandona, cambiando su uso primigenio por el de zonas compartidas entre viviendas a modo de patios interiores. Los edificios que se levantan son viviendas. 

Es curioso observar, no obstante, que muchos de los edificios existentes son los mismos –estructuralmente- de los de épocas anteriores pero sobre los que se realizan importantísimas modificaciones interiores y, sobre todo, exteriores (fachadas, vanos, puertas, etc.), con el fin de adecuarlas no sólo a los nuevos usos sino, también, a los nuevos estilos arquitectónicos. Una compleja red de alcantarillado, hijuelas y aljibes conforman una auténtica red de saneamiento y reutilización de la escasa agua potable de la zona.

REDACTOR: Juan José a las 8:35:00 a. m.                                         © Web del Autor →
Información: Ayuntamiento de Alicante

SI TUVIERA CONOCIMIENTO DE QUE SE INCUMPLEN LOS DERECHOS DE AUTOR, POR FAVOR NOS LO COMUNICAN EN LOS COMENTARIOS O EN EL EMAIL: gyc.publicaciones@gmail.com
ORIGEN DEL ARTICULO: 
FOTOGRAFÍAS: Las publicadas propias de la web de la publicación de origen.
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFÍAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSIÓN SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACIÓN DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.

Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila© son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.
Más

El Remolcador Canalejas.

Remolcador CANALEJAS en el puerto de Alicante. Foto del libro HISTORIA GRAFICA DEL PUERTO DE ALICANTE

El pequeño remolcador a vapor CANALEJAS (después remotorizado) paso a la matricula de Alicante en el año 1893, aunque había sido construido en Inglaterra en el año 1883. No he podido averiguar su nombre en origen ni el astillero que lo construyo.

El buque pudo haber acabado su vida en el año 1938, al hundirse como consecuencia de las bombas lanzadas por aviones fascistas italianos durante la guerra civil. Posteriormente fue reflotado, y, segun e-mail recibido del Sr. Manuel Mohedano Torres, aparecia todavia en la LISTA OFICIAL DE BUQUES del año 1959. No sabemos cuando se desguazo definitivamente.

Este remolcador debió ser rebautizado de esta manera, en los años 1912 o 1913, al consumarse el asesinato del Sr. Canalejas. Supongo que se le cambiaria el nombre en honor del político ferrolano. ¿Como se llamaba antes?, ¿Es posible que fuese el vapor JIMENEZ?. Espero la colaboración de los estimados lectores para poder aclarar esta incógnita.

Según la LISTA OFICIAL DE BUQUES, año 1935, sus características técnicas eran las siguientes: …”Señal distintiva, EEFI; armador, Junta de Obras del Puerto de Alicante; construido en Inglaterra en 1883; casco de hierro; eslora entre perpendiculares, 20,05; manga, 4,40; puntal, 2,20; calado máximo, 1,90; registro bruto, 38,63 toneladas; registro neto, 11,76; carga máxima, 34 toneladas; desplazamiento, 100 toneladas; numero de motores, 2: caballos nominales, 77,50; potencia, 155 ihp; velocidad, 7 nudos”…

Es decir, un pequeño cascarón de nuez que, normalmente, no debería aparecer en los medios de comunicación. Afortunadamente, y debido a alguna actuación destacada, podemos reconstruir parte de su vida haciendo uso de las hemerotecas de diversos diarios. El pequeño buque fue utilizado por la Junta de Obras del Puerto de Alicante, muy a menudo, como buque de visitas a las obras del puerto.

La primera anotación que encontramos, es en el diario LA VANGUARDIA, edición de 12 de noviembre de 1913, en que leemos: …”Esta tarde la Junta de Obras del Puerto ha invitado al nuevo gobernador á una excursión á bordo del remolcador CANALEJAS, del servicio de la Junta, para que apreciara los trabajos. Han concurrido, además, el diputado señor Francos Rodríguez, las autoridades y varias personalidades”…

En el diario EL IMPARCIAL, edición de 14 de enero de 1914 leemos: …”El Nuncio en Alicante. Alicante, 13, 910 de la noche. A bordo del remolcador CANALEJAS visitaron esta mañana las obras del puerto el Nuncio de Su Santidad y el obispo de Orihuela.

Las dos autoridades religiosas marcharon por la tarde a Orihuela, siendo despedidas en la estación por los gobernadores civil y militar, el alcalde, el presidente de la audiencia, varias Comisiones oficiales y numeroso publico”…

El vaporcito tuvo un gran contratiempo, del que sobrevivió, en el año 1915, según leemos en el diario LA EPOCA, edición de 23 de enero de 1915: …”Naufragio de un remolcador en Alicante.- Alicante 22.- Hoy ha naufragado el remolcador CANALEJAS, propiedad de la Junta de Obras del Puerto, por habérsele roto las amarras. Por fortuna no había ningún tripulante a bordo”…

Fue personaje destacado en la varada del vapor SIENA, en Tabarca, según vemos en un apunte del diario LA EPOCA, edición de 2 de enero de 1916: …”Vapor Italiano Embarrancado. El SIENA encalla en la isla de Tabarca. Trabajos de Salvamento. Alicante 1º- En el bajo denominado Asparralense ó Llora, en la isla Tabarca, ha embarrancado el vapor italiano SIENA, de matrícula genovesa, que transportaba café y cacao.

Tan pronto como el comandante de Marina de este puerto recibió la noticia del accidente se puso al habla con el capitán del vapor italiano, y le ofreció el auxilio del vapor BALEAR, el único entre los que se hallaban en el puerto que tenía los fuegos encendidos.

Contestó el SIENA que únicamente necesitaba un remolcador y un buzo.

Como la isla Tabarca se encuentra próxima á este puerto, hiciéronse á la mar numerosas embarcaciones, cuyos pasajeros deseaban ver el buque. Un tiempo espléndido ha favorecido la excursión.

A bordo del BALEAR se dirigió al lugar del siniestro el comandante de Marina, y fue amablemente acogido por el capitán del SIENA.

Por la tarde acudieron al lugar del accidente el remolcador CANALEJAS, con el material necesario y varias barcazas.

Los pasajeros del SIENA, que son 23, han desembarcado en la isla. El vapor desplaza 2.820 toneladas”…

La noticia la complementamos según un apunte que aparece en la pagina web ALICANTEVIVO.ORG, y en referencia al vapor de La Veloce, SIENA, embarrancado en el peligroso bajo de La Llosa, se hace eco de un articulo de Don Enrique Cerdán Tato, “publicado en su archiconocida “GATERA” el día 15 de Febrero de 1994” en donde se hace referencia al remolcador CANALEJAS.

Leamos un extracto del apunte: …”Ese mismo día, a bordo del pesquero NEPTUNO se trasladaron al barco varado, un redactor de la citada publicación, el consignatario de la naviera La Veloce, en Cartagena, don Vicente Serra Andreu, y el perito naval Ferdinand Julias. El NEPTUNO se cruzó, a pocas millas de nuestro puerto, con el remolcador CANALEJAS que transportaba a Alicante a los veintidós pasajeros del SIENA, con sus equipajes”…

Otro auxilio prestado a un buque indeterminado es trascrito en la edición del diario ABC, edición de 20 de junio de 1917, donde se hacia el siguiente apunte: …”Vapor Embarrancado. Alicante 19, 8 noche.- En las proximidades de la isla Tabarca, en el sitio llamado La Llosa, a embarrancado un buque americano de gran tonelaje. Salio a prestarle auxilio el remolcador CANALEJAS”…

En el mismo diario ABC, edición de 3 de enero de 1932, se leía: …”El Viaje del Sr. Albornoz. Alicante, 2. 9 noche. El ministro de justicia vino desde Orihuela y almorzó con las autoridades.

Invitado por el Ingeniero Sr. Sánchez-Guerra embarco en el remolcador CANALEJAS y visito las obras de ampliación del puerto”…

Interviene de nuevo en funciones de salvamento en el año 1926, según leemos en el diario LA VANGUARDIA, edición de 24 de marzo de 1926: …”Anoche a primera hora entró en nuestro puerto el vapor «TINTORE», que por habérsele roto la hélice permaneció frente a Benidorm desde la madrugada última, siendo luego remolcado por el «CANALEJAS»”…

Otro episodio destacado lo narra el diario LA VOZ, edición de 10 de noviembre de 1928, que cita: …”En el Puerto de Alicante. Alicante 9 (12 n),- Frente al edificio de la Aduana se incendió una enorme pila de balas de yute, procedente de Calcuta.

Rápidamente fué extinguido por los aparatos extintores de la Junta de Obras del Puerto y las bombas del remolcador “CANALEJAS“.

Las pérdidas se calculan en pesetas 50.000. (Febus.)”…

Y, de nuevo, es utilizado por la Junta de Obras en una visita destacada. Asi lo cita el diario EL HERALDO DE MADRID, en su edición de 7 de mayo de 1934: …”Visita del Ministro de Obras Publicas a Alicante.

Expone el Sr. Muguruza al ministro y diputados con todo detalle lo que han de ser aquellos lugares, convirtiéndolo en una nueva Costa Azul, cifrándose las obras en setenta millones de pesetas.
El alcalde, Sr. Carbonell, pronuncia unas breves palabras demostrativas de su amor a Alicante, en las que recaba el apoyo del Estado y de todos los españoles para la realización de está gran obra.

Después de almorzar en el restaurante Diana, frente al mar, embarcamos en el remolcador «CANALEJAS».

Gratísima travesía de tres horas adentrándonos en el Mediterráneo, quieto en el día de hoy como una taza de agua, y durante la cual recorremos el nuevo dique y la zona designada para emplazar el puerto pesquero. Al desembarcar somos invitados a visitar el Club Náutico y a recorrer la población, siempre acompañados del alcalde, que no ha dejado de ocuparse de los periodistas ni un solo momento”…

SI TUVIERA CONOCIMIENTO DE QUE SE INCUMPLEN LOS DERECHOS DE AUTOR, POR FAVOR NOS LO COMUNICAN EN LOS COMENTARIOS O EN EL EMAIL: gyc.publicaciones@gmail.com
ORIGEN DEL ARTICULO: 
http://vidamaritima.com/Marina Mercante, ServiciosRemolcadoresVicente Sanahuja
FOTOGRAFÍAS: Las publicadas propias de la web de la publicación de origen.
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFÍAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSIÓN SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACIÓN DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila© son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.
Más

Qui era el Tio Pep...

        Qui era el Tio Pep? En tractar-se d'un personatge popular i no històric no existeix ni rastre d'ell, segons explica la cronista de Muro Elia Gosálbez, després d'una gran tasca de recerca per l'Arxiu Municipal i pobles fins la Ribera.

Però el Tio Pep va anar a Muro a comprar una tartana i un burro, pel que fa pensar que el personatge s'hi va desplaçar al municipi per visitar la Fireta de Sant Antoni, de 300 anys d'antiguitat, sent el seu origen un mercat on es realitzaven transaccions de bestiar.



Una creença tan forta que fa que els veïns de Muro, any rere any, inauguren la tradicional fira amb la interpretació del que és ja el seu himne El tio Pep se'n va a Muro.

Ací tens la mostra. Participa la rondalla del Grup de danses Baladre, la Xafigà, la rondalla la Lira, el Cor Parroquial, el Cor dels Jubilats i, per descomptat, el POBLE DE MURO.



Fi de dansà
Aquesta partitura és interpretada a l'Alcoià-el Comtat, però a Alfafara, quan sonen aquestes notes, els balladors i les balladores ja saben que han de ballar en cercle perquè s'indica el fi de dansà.

Amb les peculiaritats de la nostra llengua, ací tens la lletra del Tio Pep:

El tio Pep se'n va a Muro, tio Pep (bis);
De Muro què em portarà, Tio Pep? Tio Pep, tio Pep, tio Pep..
Una tartana i un burro, tio Pep (bis);
per a anar a passejar, tio Pep, tio Pep, tio Pep, tio Pep...
El tio Pep ja té el burro tio Pep(bis)
que molts quinzets, li ha costat, tio Pep, tioPep, tio Pep, tio Pep...
I tota la gent de Muro, tio Pep (bis);
diuen que l'han enredrat, tio Pep, tio Pep, tio Pep, tio Pep...
El ruc li ha dat tres pataes, tio Pep (bis);
i l'han dut a l'hospital, tio Pep, tio Pep, tio Pep, tio Pep...
Té tres costelles trencaes, tio Pep (bis);
i tot lo cos li fa mal, tio Pep, tio Pep, tio Pep, tio Pep...
El tio Pep torna a Muro, tio Pep...

La cançó del Tio Pep, extraordinàriament popular al País Valencià, és dels temps en què els animals de càrrega eren un instrument de treball, per la qual cosa se'ls cuidava amb cura.

Barretes energètiques
En època de treball se'ls posava palla neta a terra tots els dies, i durant la nit se'ls donava una ració extra de menjar. Tenien al pessebre una bola de sal que llepaven per aconseguir sals minerals. Durant el treball se'ls penjava una cebadera perquè continuaren menjant (devia ser com les barretes energètiques d'ara!!).

Josep o Pepe?
Antigament, en posar en els quadres el nom de Josep, pare de Jesús, s'afegia PP per significar Pater Putatibus i la gent, per extensió, al nom de Josep, també li diuen PP= Pepe.

SI TUVIERA CONOCIMIENTO DE QUE SE INCUMPLEN LOS DERECHOS DE AUTOR, POR FAVOR NOS LO COMUNICAN EN LOS COMENTARIOS O EN EL EMAIL: gyc.publicaciones@gmail.com
ORIGEN DEL ARTICULO: 
FOTOGRAFÍAS: Las publicadas propias de la web de la publicación de origen.
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFÍAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSIÓN SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACIÓN DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila© son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.
Más

Leyendas de la ciudad pirata.

Esta zona ha estado poblada desde el neolítico. Pero nuestra historia comienza en el siglo I a. C. cuando los griegos se establecieron allí y se construyeron una colonia costera con un gran puerto natural, único en todo el Mediterraneo, desde el que comerciaban e intercambiaban mercancías.
Años mas tarde, los romanos se construyeron una grandiosa ciudad a la que llamaron Dianium.
Fueron los primeros que comenzaron la construcción del actual castillo de Denia, apenas una atalaya, sobre un alto promontorio desde el cual se pudiera divisar muchos kilómetros de distancia.

En sus laderas construyeron la ciudad de Dianium, en honor a la diosa Diana y, según antiguos textos, hicieron construir una gigantesca estatua de la diosa que se podía ver a varias leguas mar adentro.
Dianium fue una prospera ciudad durante varios siglos, luego fueron los musulmanes los que se hicieron los amos y señores de estas tierras.
En el año 1012 llegó a Denia un alto funcionario procedente del califato de Córdoba, que se llamaba Mujahid.
Aprovechando las disputas que sufría el califato, Mujahid se proclamó rey de estas tierras y fundó la Taifa de Dénia.

Llamó a su ciudad Daniyya y la convirtió en la capital de la Taifa.
Mujahid se construyó el castillo como gran fortaleza y vivienda, y se rodeó de una gran escuadra de corsarios y piratas.
La ciudad tomó mucha fuerza, se convirtió en un centro marítimo y comercial importantísimo, llegando a tener hasta una moneda propia.


Su situación era privilegiada y su puerto natural único, pues en aquellos momentos no existían ni escolleras ni muelles.
El puerto era un fondeadero de los pocos que había en el Mediterráneo español. Mujaid se convirtió en el mayor pirata de su tiempo.
Se construyó una gran escuadra, formada por marinos y piratas que se dispersaron rápidamente por todo el Mediterráneo.

Conquistó las Baleares e intentó conquistar Cerdeña. Atacó las costas francesas e italianas.
Saqueaba todos los tesoros que encontraba y mantuvo guerras con los reinos de Valencia y Murcia.
Mientras Mujaid vivió, ninguna nave cristiana se atrevía a surcar estas aguas.
Falleció en Dénia en el año 1044 d.C.

Años mas tarde...

Denia. La ciudad pirata.

En el S. XV, Denia hervía de actividad.
Los corsarios y piratas se reunían allí para planear ataques y recibir ordenes.

El negocio de la piratería estaba en pleno auge.
El puerto era un punto de escala para embarcaciones de otros países, como las embarcaciones italianas que cubrían la ruta atlántica.

Entre 1406-1476, el gobernador del Reino, concedió licencias para armar las naves corsarias.
En Dénia había catorce galeones corsarios legales y reconocidos, ilegales muchas mas.


Había todo tipo de embarcaciones, dependiendo de lo lejos que navegaran de la costa.
Eran muy rápidas y estaban preparadas para navegar por el Mediterráneo.
Había bergantines y galeones de 15 ó 20 metros de eslora, algunas sin cubierta, aparejados con 10 ó 18 bancos de remos y velas latina o cangrejas.
Tenían permiso para llevar pieza de artillería de bajo calibre y culebrinas para el asalto.

Muchas de estas embarcaciones se dedicaban también al tráfico de esclavos moros y negros, para luego venderlos en los mercados, principalmente de Alicante, Orihuela y Guardamar.
Un negro adulto podía costar 570 sueldos, una negra adulta 500 sueldos, un joven 560 y una joven negra de 300 a 600.
Después la actividad corsaria continuó legalmente.

En el siglo XVI, el marqués de Dénia, D. Francisco de Sandoval, privado del rey Felipe III, fortificó el Castillo, para hacer frente a los piratas.
Armó cuatro galeras para liberarse de los corsarios argelinos.

Pero al mismo tiempo también practicaban esta actividad llegando a atemorizar las costas de Argel y Túnez, pues capturaron varias embarcaciones haciéndose con el botín y liberando a muchos cristianos.

Leyendas del Castillo de Denia. Alicante. La ciudad pirata.
Leyendas Españolas. Leyendas de castillos Medievales. Castillos Encantados. Viajar por la Historia.


© Web del Autor →
SI TUVIERA CONOCIMIENTO DE QUE SE INCUMPLEN LOS DERECHOS DE AUTOR, POR FAVOR NOS LO COMUNICAN EN LOS COMENTARIOS O EN EL EMAIL: gyc.publicaciones@gmail.com
ORIGEN DEL ARTICULO: 
http://www.leyendasdecastillos.com/2014/06/leyendas-del-castillo-de-denia-alicante.html
FOTOGRAFÍAS: Las publicadas propias de la web de la publicación de origen.
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFÍAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSIÓN SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACIÓN DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila© son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.
Más

Patíbulos en Alicante

La pena de muerte estuvo implantada en España hasta bien entrado el s. XX y en Alicante se puso en práctica en diferentes momentos a lo largo de su historia. Desde la hoguera -ejecutada en la vecina Murcia-, la horca y el garrote fueron las técnicas utilizadas para dar muerte a los reos en la terreta, en diferentes espacios según la ciudad iba creciendo. Benjamín Llorens hace un repaso de la evolución de la pena capital en Alicante.

Hasta la primera mitad del siglo XIX la pena de muerte en España se ejecutaba mediante el fuego si el delito era contra la religión y mediante la horca si el reo era condenado por delitos comunes. La jurisdicción militar hacía "rancho aparte", aquí primaba el fusilamiento.
A los herejes condenados a morir en la hoguera se les ajusticiaba en el Quemadero, previa condena por el correspondiente tribunal de la Inquisición, de tal manera que sólo se ejecutaban estas penas en aquellas capitales donde existía tribunal del Santo Oficio. Alicante no disponía de tribunal inquisitorial, sólo de una Comisaría que derivaba los reos a la vecina Murcia donde eran juzgados y, en su caso, ejecutados en la pira del Quemadero.

Ejecución pública en un Quemadero de la Inquisición (Biblioteca Nacional de España)

En los años que van desde 1770 hasta 1834, fecha de la abolición definitiva del Santo Oficio, el tribunal de Murcia únicamente registra un caso relativo a un vecino de nuestras comarcas alicantinas, Juan Ripoll más conocido como "el tío Chuanet el de Elch", condenado por agorero y nigromántico. Pasó algunos meses en los calabozos de la ciudad del Segura y luego lo devolvieron a su casa. Afortunadamente para él no acabó en el Quemadero. 

Por lo que respecta a la horca, las ejecuciones se llevaban a cabo en las grandes poblaciones y en pueblos de menor entidad cuyos señores jurisdiccionales gozaban del "Real Privilegio del uso de horca y cuchillo" (la horca para el vulgo, el acero para la nobleza).
En el partido judicial de Alicante únicamente el señor de Villafranqueza tenía el privilegio de levantar horca. Eso sí, con la condición de que una vez cumplida la sentencia fuera derribada y se trasladase el cadáver del ajusticiado a Alicante para ser expuesto en las horcas de la capital durante el tiempo fijado por las leyes. 

Durante una época las horcas funcionaron a buen ritmo en la terreta. Hasta principios del siglo XVIII la ciudad terminaba en las murallas del barranco de Canicia, o lo que es lo mismo en la actual Rambla de Méndez Núñez. Poco más allá y cercano entonces a la orilla del mar, se extendía un llano que fué el lugar elegido para "levantar horca", ajusticiar a los reos y dejar los cadáveres expuestos para "escarnio y ejemplo". Ese lugar se llamó plaza de la Horcas y hoy lo conocemos como Portal de Elche. Hasta la segunda década del siglo XIX fue el sitio donde se llevaron a cabo todas las ejecuciones.


La antigua plaza de las Horcas a finales del XIX (Manuel Cantos) y en la actualidad (Hoja del lunes)

Con la invasión francesa y la guerra de la independencia hubo varios intentos de eliminar la horca como pago de la pena capital. El primero en 1809 a cargo del monarca impuesto por Napoleón, su hermano José Bonaparte, José I o -popularmente- Pepe Botella. Más tarde, en 1812, las liberales Cortes de Cádiz decretaron la abolición de la horca "...queriendo que el suplicio de los delincuentes no ofrezca un espectáculo demasiado repugnante a la humanidad y al carácter generoso de la nación española, las Cortes generales y extraordinarias decretan: Que desde ahora queda abolida la pena de horca, sustituyéndose por la de garrote para los reos que sean condenados a muerte. Dado en Cádiz a 24 de enero de 1812".
Esto también quedó en agua de borrajas, pues cuando Fernando VII volvió de su forzado exilio francés para ocupar el trono, decretó la suspensión de todo lo legislado en España durante su ausencia. Corría mayo de 1814.
Quedó pues restablecida la pena de muerte por horca en todas las Españas, también en las colonias americanas.

Ahorcamiento del general Riego en la plaza de la Cebada. Madrid 1823.

Para entonces Alicante había crecido, se habían ganado terrenos al mar. La plaza de las Horcas ya no estaba tan cerca de la orilla (por enmedio había surgido la futura Explanada) y el arrabal de San Francisco se había integrado en la ciudad. Las autoridades decidieron trasladar el lugar de las ejecuciones -que continuaban siendo públicas- a un sitio menos céntrico, a la zona entonces denominada el Rihuet donde se levantó horca entre 1814 y 1832. Estamos hablando del actual Paseo Gadea. 

A la izda. con trazo marrón el Rihuet. El rombo que formaba el Baluarte de San Carlos es ocupado hoy por la plaza Canalejas y el inicio del parque.
Perspectiva del paseo Gadea en los años 30 (AMA).

Con motivo del primer cumpleaños celebrado en España por la cuarta esposa de Fernando VII (la reina Maria Cristina, madre de Isabel II), el rey promulgó un decretó en el que para celebrar tan fausto acontecimiento familiar decía:
"...he querido señalar la grata memoria del feliz cumpleaños de la Reina mi muy amada esposa, y vengo en abolir para siempre en todos mis dominios la pena de muerte de horca, mandando que en adelante se ejecute en garrote ordinario la que se imponga a personas del estado llano; en garrote vil, la que castigue los delitos infamantes, sin distinción de clase y que subsista, según las leyes vigentes, el garrote noble para los que correspondan a los hijosdalgos".
Era el 28 de abril de 1832. En Alicante las ejecuciones a garrote continuaron llevándose a cabo en el Rihuet, sustituyendo un patíbulo por otro, levantando cuatro en los siguientes 25 años. En 1856 hubo una triple ejecución, fueron agarrotados tres hombres condenados por haber dado muerte a un conocido usurero y prestamista de la terreta.

Ejecución mediante garrote vil en la España del XIX (BNE).

Con el derribo de las murallas autorizado por Isabel II en 1858, el Rihuet se urbanizó en los años posteriores pasando a llamarse avenida de Luchana y luego avenida o paseo del doctor Gadea.
Las ejecuciones volvieron a cambiar de sitio aunque no se fueron muy lejos. El patíbulo se trasladó a los terrenos que hoy ocupa el romántico parque de Canalejas y que también habían sido ganados al mar. Allí, por donde luego han paseado tantas generaciones de alicantinos, se ejecutó en 1874 ante numeroso público a José Soler Berbegal, vecino de Elche y condenado por parricidio. Fué la última ejecución en plaza pública de la ciudad de Alicante.

La explanación de la actual zona Canalejas, lugar de la última ejecución pública en Alicante. Imagen de 1870 (AMA).

En 1891 las faldas del Castillo de Santa Bárbara fueron testigos del fusilamiento del carabinero Manuel Rey, condenado por dar muerte a un compañero. No había público, únicamente las personas necesarias para llevar a efecto el macabro ajusticiamiento.
Una disposición gubernativa de 1897 ordenó que las ejecuciones de la pena capital pasaran a efectuarse en los patios de las cárceles. Se acabó así con el espectáculo en la calle.
La siguiente ejecución en Alicante se llevó a efecto, ya sin público, el 23 de febrero de 1922 en el patio de la cárcel de Benalúa (actuales Juzgados). El verdugo tuvo que venir de Sevilla pues para entonces en Alicante no había. Dió garrote vil a José Moreno Moreno, un gitano apodado "Pelo lobo" y condenado a la pena capital por la muerte de un cabo de la guardia civil.
En los últimos 300 años de historia alicantina el patíbulo cara al público (siempre numeroso) fue pasando de la plaza de las Horcas al Rihuet y a la explanación de Canalejas, lugares hoy muy concurridos en la vida de la ciudad, afortunadamente por motivos bien distintos.


Imágenes y Fuentes:
  • *Biblioteca Virtual de la Prensa Histórica
  • *El Luchador
  • *Diario de Alicante
  • *Biblioteca Nacional de España
  • *Archivo Municipal de Alicante
  • *Madridafondo.com
SI TUVIERA CONOCIMIENTO DE QUE SE INCUMPLEN LOS DERECHOS DE AUTOR, POR FAVOR NOS LO COMUNICAN EN LOS COMENTARIOS O EN EL EMAIL: gyc.publicaciones@gmail.com
ORIGEN DEL ARTICULO: 
http://www.hojadellunes.com/index.php/reportajes/reportajes-2/642-patibulos-en-alicante
FOTOGRAFÍAS: Las publicadas propias de la web de la publicación de origen.
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFÍAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSIÓN SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACIÓN DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila© son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.
Más

Señales de humo de las ilustres cigarreras.


Me fumo un cigarrillo en recuerdo de la Tabacalera alicantina que se fue, que se va, en memoria de la yaya Angela, la abuela de mi madrina Maruja, que fue cigarrera y dueña de su casa en la calle San Carlos. Mantuvo a su hijos y después a sus nietos y a sus nietas.

Mi madrina heredó de ella su fortaleza y su sentido de la independencia y una cadena de oro con una medalla enorme de la Santa Faz que la yaya compró a plazos –a raya, se llamaba entonces–; las cigarreras eran las únicas trabajadoras que podían comprarse joyas.
Era común que ni las vendedoras, que les llevaban las alhajas a elegir a la puerta de la fábrica, ni las cigarreras, supieran escribir. Pero los acuerdos se pactaban y el duro pagado era un círculo y la peseta amortizada, una raya. Eran otros tiempos, aún no estaba inventada la era digital, el sistema binario, que viene a ser lo mismo, ceros y unos.

Cuenta mi madre, que decían de la yaya Angela que era tan rápida liando puros, que el varón encargado de acercarle los atos de tabaco no daba abasto con ella. Aquella fábrica fue un acelerador de la historia, una prenda en el corazón de esta ciudad, un tesoro vivo en miles de familias. Grandes palabras sirven para definirla: Industrialización, emancipación, transformación, tesón. Fueron madres y obreras, dieron a luz y amamantaron a sus criaturas que otras mujeres custodiaban en las casas vecinas de la fábrica. ¡Cuantas historias guarda su relato!

El humo del tabaco nos sirve como pantalla de un periplo que comienza cuando a principios del siglo XIX el edificio de la Casa de Misericordia se convirtió en Fábrica de Tabacos, en Alicante. La ciudad cambió, se transformaron las familias que tuvieron entre ellas a cigarreras, fumar se puso de moda; las cigarreras comenzaron un linaje de mujeres independientes y profesionales de prestigio. Su trabajo produjo prosperidad en las casas humildes y en los grandes salones. Los mismo ocurrió en Sevilla, en La Coruña, en Madrid, en San Sebastián…

Durante todo el siglo XIX, la mayor concentración obrera del país, estaba en las fábricas de tabacos. La fábrica de La Coruña contaba con 2.600 empleadas, 1.100 en Cádiz y 3.600 en Alicante, y 4.000 la de Sevila. A estas cifras, hay que sumar las casi 23.000 cigarreras a principios del siglo XX.

La historia contemporánea de Alicante, mi ciudad, está ligada a las cigarreras y a la industria del tabaco. Sumaron en plantilla 4.500 mujeres, como cuenta Caridad Valdés que ha escrito su historia publicada por el Instituto Gil Albert: hubo obreras de todas las edades, niñas desde los 7 años y ancianas que no se jubilaban porque hubo tiempos que no existía tal derecho. A la Fábrica de Tabacos, detrás de la plaza de Toros, llegaban desde todos los puntos de la ciudad, desde San Vicente, desde de la huerta, San Joan y Mutxamel, trazando los caminos que se llamarían de las Cigarreras.

Tener una cigarrera en casa era asegurar la estabilidad económica, la prosperidad y los hombres lo sabían y suerte tenía el que se casaba con una cigarerra. Ser cigarrera era signo de categoría, el más alto rango al que podía aspirar una mujer trabajadora; el oficio les confería prestigio y autonomia. Ellas disfrutaban de una independencia a la que eran ajenas el resto de las mujeres. En tiempos en los que las clases sociales estaban bien compartimentadas, la aristocracia obrera alicantina tenía nombre de mujer: las sabias, las ilustres, las fuertes y deslenguadas cigarreras.

Del puro se pasó al cigarrillo, fumar era un placer al que algunas mujeres accedían, entre ellas, las cigarreras que tenían mando en propia plaza. Los avatares políticos, militares, religiosos atravesaron el devenir de la fábrica; incendios, huelgas, bonanzas y un proceso de modernización imparable que llenó de mujeres las estancias de la fábrica para vaciarlos según terminaba el siglo XX.

Los nuevos propietarios de la Tabacalera, la multinacional Altadis, ha decidido cerrar su planta en Alicante, que en la actualidad cuenta con una plantilla de algo más de trescientas personas. El mundo global del siglo XXI ha concluido que el tabaco hace daño a la salud. Las ventas han descendido y Altadis se lleva la fabrica a otro destino que les resulte más rentable. Queda entre nosotros un edificio cargado de Historia grande y diminuta; queda una memoria de luchas, de trabajo, de innovaciones, de revoluciones sonadas y silenciosas.

No perdamos la oportunidad de retener la historia de esta ciudad a través de sus mujeres fundamentales que aún guardan sorpresas. El viejo edificio de la Tabacalera, testigo de tantas vidas, reclama nuestra atención; tiene muchas historias para devolvernos en forma de memoria, esa materia inaprensible, sugerente e inquieta como el humo.

Cigarreras en 1905. Asociación Cultural Lloixa.


ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFIAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSION SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACION DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.
Más
Acepto la politica de privacidad

¡QUE NO SE PIERDAN TUS AMIGOS NINGUNA PUBLICACION!

MANDALES POR CORREO EL LINK DE ESTE BLOG PARA QUE NOS CONOZCAN

Leer-RGPD POLÍTICA DE PRIVACIDAD
 

Página sin animo de lucro para promover el interés general cívico, educativo, científico, cultural, deportivo y sanitario. De promoción de los valores constitucionales. De promoción de los derechos humanos. De asistencia social, y cooperación para el desarrollo. De promoción y dignidad de la mujer. De protección de la familia. De protección de la infancia. De fomento de la igualdad de oportunidades y de la tolerancia en la unión de los pueblos. De defensa del medio ambiente y protección animal. De fomento de la economía social y la investigación. De promoción del voluntariado social y de nuestro mayores. De defensa de consumidores y usuarios. De promoción y atención a las personas en riesgo de exclusión por razones físicas, sociales, económicas o culturales, y cualesquiera otros de similar naturaleza. En el caso de mi Blog, por ejemplo, quiero proporcionar a la gente aquello que conozco y he vivido y que puede ayudarles a caminar con total libertad en nuestra tierra y con el ánimo de contribuir en sus vidas para la mejora de las mismas en conjunto.. -Alicante en la Mochila- .




Hola, Bienvenid@!

Siguenos tambien en las redes sociales.



¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas Publicaciones.

Sólo ingresa tu correo para suscribirte.