La semana pasada publiqué la ruta Ascenso hacia las Hermosas por el GR-7, en la cual, por falta de tiempo, tuve que regresar sin poder hacer una ruta circular, como me hubiera gustado.
Esta semana he podido desquitarme, y relizar la circular completa, saliendo desde el caserío de Caprala, subiendo hasta las hermosas, y regresando nuevamente hasta Caprala por un camino diferente. ¿Os apetece conocer esta ruta?
gr7
Ficha Técnica
- Distancia: 15.4 km
- Altura inicio: 590 m. - Cota máxima: 1.000 m.
- Tiempo en movimiento: 3 horas y 45 minutos
- Media en movimiento: 4.1 km/h
- Dificultad: media
- Cómo llegar vía google maps
Iniciamos la ruta desde Caprala, junto al panel de información del Sendero Europeo de Gran Recorrido GR-7, a 590 metros de altura. Igual que en la ruta anterior, seguimos el GR-7, que discurre un primer tramo por camino asfaltado, y luego por camino de tierra. Avanzaremos sin desviarnos del mismo, señalizado por las conocidas marcas blancas y rojas, hasta después de pasar bajo un tendido eléctrico de alta tensión. Un km después, aproximadamente, en el punto en que un camino se incorpora por la derecha, tomaremos una senda a mano izquierda, que se interna en un bosquecillo de pinos.
escarcha hielo
La senda baja primero para cruzar una rambla, pasando un antiguo pozo en bastante mal estado. A partir de aquí, se inicia una suave subida entre pinos, dirigiéndonos poco a poco al barranco que queda a la parte este del Alto de Peret. Cruzamos un par de rambillas y llegamos a una vaguada con un bancal. A partir de aquí, la senda se vuelve más cuesta arriba, y empeora un poco su estado. La senda nos sube en este primer tramo hasta unos 880 metros, situándonos en la vertiente este del barranco junto al Alto de Peret.
Aprovechamos este tramo de descansillo a la sombra para beber y tomar unos frutos secos o similar. A partir de aquí nos espera un tramo donde iremos ganando altura suavemente, en una zona de ombría francamente chula. Se aprecia el cambio en la vegetación, así como huellas de animales salvajes (jabalíes o algún tipo de cabra montesa). Vamos avanzando, siguiendo el curso del barranco.
Así llegamos a un punto donde la senda hace un giro bastante brusco a la izquierda derecha, y empezamos a subir por una ramblilla de piedra, que nos conduce a un claro con un abrevadero para animales salvajes. Desde aquí, seguimos un camino que nos conduce de vuelta al GR-7. En realidad, hemos dado bastante rodeo siguiendo esta senda, pero merece la pena conocerla.
Una vez de vuelta en el GR-7, lo seguimos en dirección norte. Llegaremos a un punto en el que el camino discurre junto a un gran bancal alargado. Poco antes de que se acabe el bancal, el GR-7 gira a la izquierda, hay que estar atentos. Como un km más adelante, el GR-7 tuerce a la derecha, nosotros seguiremos hacia la izquierda, buscando ya el caserío de Las Hermosas.
En Les Fermoses haremos un alto para almorzar y contemplar el gran altiplano, a los pies de La Replana (Sierra de l’Arguenya), que se extiende ante nosotros. No deja de sorprenderme la basta extensión de esta zona montañosa entre Castalla y Petrer, situada a unos 1.000 metros de altitud, y repleta de bancales de almendros todavía perfectamente trabajados en estos días. Lo que sí me decepciona un poco es el estado del caserío, totalmente en ruinas, a diferencia de otros como Caprala.

Para bajar de Las Hermosas, tenemos múltiples alternativas. En este caso, seguiremos el camino en dirección oeste, hacia el tendido eléctrico. Pasamos por debajo, manteniendo el rumbo y siguiendo la pista forestal que nos conduce a los Pies de la Penya dels Colegials. Desde aquí nuevamente tenemos varias alternativas: bajar por la cresta de la peña, o por una de las dos ramblas que la rodean. En mi caso me decido por la rambla de la cara oeste, por la que discurre una sendita levemente señalizada con mojones de piedra. El descenso se hace un poco pesado, pues al ser una rambla el camino está sembrado de piedras. Tras unos 4 km y algunos pasos ligeramente complicados (calderas formadas en la roca), llegamos finalmente al caserío de Caprala.
Espero que hayas disfrutado de la ruta. Y recuerda: deja el monte como si nunca hubieras estado allí.