Área recreativa de la ermita de Santa Ana y Casa Tápena (Onil, Alicante)

Ermita de Santa Ana

Esta mañana nos hemos levantado bastante tarde. Bueno, en realidad ha sido la tropa porque yo a las nueve ya no aguantaba más en la cama. Y es que si remoloneo mucho después me duele la cabeza. Pero en fin, la cuestión es que a las once de la mañana estaban aun desayunando el mayor mientras papá y yo decidíamos que íbamos a hacer hoy.

La cuestión es que no quería comer en casa y entre las muchas cosas que barajé para este finde existía la posibilidad de visitar el museo de la muñeca de Onil. Resulta que me habían dicho que estaba abierto los sábados todo el día y los domingos por la mañana. Me puse a mirar por internet si había algún merendero en la población y... ¡Sorpresa! Resulta que allí está la conocida Casa Tápena, también llamada área recreativa de la ermita de Santa Ana .


Mesas bajo la pinada junto a las barbacoas. Al fondo la fuente, los fregaderos y los baños.

A mí me resultaba muy conocido el nombre porque ya había leído algunos post que hablaban muy bien de la zona. Recuerdo que la primera vez que leí el nombre me sonó a restaurante.

¡Decidido! Preparo un picnic rápido, recogemos a nuestras sobrinas, comemos en el área recreativa de la ermita de Santa Ana, por la tarde vemos el Museo de las muñecas y antes de las siete estamos de vuelta porque papá no quiere perderse el fútbol. ¡Hoy juega España contra Francia!

La zona de aparcamiento
Un plan bastante bueno. Lo único... pues que no comprobé el horario del Museo de la muñeca. Abren todo el sábado, es cierto peeeeeeeero en horario de mañana y tarde: de 10:00 a 13:30h y de 18:00 a 21.00h. Y claro, las seis de la tarde era muy tarde para entrar. Así que hemos decidido volver otro sábado y aprovechar que a las 18:00h hacen la visita guiada teatralizada por el mismo precio (unas chicas vestidas de muñecas te lo enseñan).

Ahora, del área recreativa si que hemos disfrutado. La verdad es que hemos comido super agusto en una mesa de madera a la sombrita de los pinos. Se estaba la mar de bien, sin pasar calor. En cambio en las mesas de obra que había al sol te achicharrabas.

El kiosco-bar
Toda la zona está genial. Está dispuesta en varias terrazas a distintos niveles. Nosotros nos hemos puesto en la pinada que hay junto a la ermita que le da nombre. Allí también hay unas barbacoas, fregaderos, baños amplios y limpios (con papel y todo), una zona con bancos para sentarse y la oficina de la persona de mantenimiento. Imagino que el hombre que había regando los pinos sería el de mantenimiento y lo tenía todo muy limpio.

Una terraza más arriba estaba el aparcamiento, mesas de obra a las que no les daba la sombra a pesar que si hay arbolitos, otro módulo de baños, los columpios para los mas peques, un kiosco-bar para el cafelito, y otras barbacoas y fregaderos que estaban cerrados con unas rejas. Supongo que los días de mucha afluencia de gente el personal de mantenimiento los abrirá.
Los columpios de los más peques
Subimos escaleritas y nos encontramos con otra zona de mesas: unas bajo los árboles y otras bajo un techado además de la zona de columpios para los menos peques y otro pequeño parking que también estaba cerrado.

En un nivel superior a este hay un laberinto vegetal pero no lo hemos podido ver porque solo abre en horario de mañanas, hasta la una y media, y nosotros nos hemos puesto a explorar después de comer y de que los niños jugaran un rato.
Los columpios de los menos peques. Carla quería subirse, pobreta.

Es un área recreativa que nos ha gustado mucho porque es muy amplia, segura y está muy cuidada. Desde allí nacen varias rutas y senderos que ya exploraremos en otra ocasión porque después de la experiencia de hoy seguro que volveremos.
Share on Google Plus

About Alicante en la Mochila

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.