Elche Palmeras y ensueño en Alicante

Elche cuenta con una historia de más de cinco milenios. Y aunque no tan remota, la diosa tutelar de sus orígenes es la Dama de Elche, pese a que se encuentre en el Museo Arqueológico de Madrid. 

Elche cuenta con una historia de más de cinco milenios. Y aunque no tan remota, la diosa tutelar de sus orígenes es la Dama de Elche, pese a que se encuentre en el Museo Arqueológico de Madrid. Fue hallada en 1897 cerca de Elche, en un lugar conocido como Alcudia (montículo), que fue un asentamiento llamado «Helike» por los íberos e «Illici Augusta» por los romanos. Los árabes conservaron el nombre de Illici, que fue convertido en «Elche». El lugar donde se encontró es un gran yacimiento arqueológico con numerosos restos íberos y romanos. Hay mosaicos, murallas, casas romanas y hasta una basílica cristiana del siglo V.

El destino emblemático por excelencia de la ciudad es el bosque de palmeras -el palmeral-, en su origen plantado por los fenicios. Hoy día se calcula que tiene más de 200.000 palmeras; es el más importante de Europa y uno de los más protegidos, ya desde que en el siglo XIII Jaime I dictó normas para su conservación.

De las palmeras se obtiene la famosa palma blanca. Las primeras noticias sobre esta artesanía se remontan al siglo XV, cuando un agricultor viajó hasta Valencia para vender sus piezas. Cada palmera da unas doce palmas que pueden medir hasta tres metros y medio. Unas se utilizan como palmas lisas y otras, mediante el rizado de sus hojas, se adornan con dibujos y figuras realizados con las fibras vegetales hasta convertirlas en obras de arte.

El rito colectivo que identifica a la ciudad es el misteri, último testimonio vivo del teatro religioso medieval que se representa en la basílica de Santa María a mediados de agosto. Es la narración de los últimos días de la Virgen María, con su muerte y ascensión a los cielos. Laletra y la música proceden de un manuscrito (consueta) de 1709. El primitivo documento apareció en la cercana playa de Tamarit (dentro de un arca con la imagen de la Virgen).


La ciudad, además, es conocida por por tres curiosidades:


En la torre del Consell, al lado de la Casa Consistorial, se alza una torre con dos populares muñecos, Calendura y Calendureta, que hacen sonar el reloj del Ayuntamiento (una obra que procede del XVI) desde hace más dos siglos.

Cerca, al lado del río Vinalopó, que divide en dos la ciudad, se encuentra el palacio de Altamira, que en sus orígenes fue castillo almohade al que se adosó en el XVII un palacio. Hoy alberga el recién inaugurado Museo Arqueológico de Historia de Elche (MAHE).


Y en medio del palmeral de Elche -en el Huerto del Cura- se alza la Palmera Imperial. Mide 16 metros de altura y se le calculan 180 años. Cuando pasó por Elche la Emperatriz Isabel de Austria (Sissi), se acercó a visitarla y, por eso, el cura dueño del huerto bautizó al árbol como imperial. Su curiosidad estriba (hay palmeras muchísimo más viejas) en que a dos metros del tronco le salen siete «hijos». Fue palmera macho hasta los 70 años de vida, y entonces fue cuando le nacieron a mitad del tronco esos siete troncos. Es la joya de un huerto con una extensión de unos 13.000 metros cuadrados y que contiene unas mil palmeras junto a limoneros, granados, y almendros.


Datos prácticos
Accesos. Por la N-340. A 23 km. de Alicante.

Alojamientos.
Huerto del Cura. Porta de la Morera, 14, con casitas independientes dispuestas a modo de bungalows, entre cuidados jardines dentro de un palmeral. Tel. 966 610 011. Doble: 80 euros.

Gastronomía.
Es típico el «arròs amb crosta» (arroz con costra) o con conejo y caracoles, la tarta de almendras o el pan de higos. Els Capellans (restaurante del Hotel Huerto del Cura).

Qué ver. Fortaleza árabe de La Calahorra (siglo XIV); ermita de San Sebastián (siglo XV; Ayuntamiento (siglo XV); palacio de Altamira (siglo XV); convento de las Clarisas (siglo XVI); basílica de Santa María (siglo XVII); y Huerto del Cura (palmeral).

POR CÉSAR JUSTEL       Actualizado 14/01/2007 - 10:44:56