"Alicante, la casa de la primavera. - Wenceslao Fernández Flórez"

Breaking News

Pozos de agua y cultura

No está muy claro si fue don Antonio Garrigós o don Juan Bautista Marchal el promotor del proyecto para almacenar el agua de lluvia procedente de las escorrentías del Monte Benacantil, en recipientes especiales excavados en el subsuelo, los conocidos como «Pozos de Garrigós», que durante años abastecieron de agua a los alicantinos.
No obstante, sí está demostrado que el origen de este conjunto de aljibes, con capacidad para 807.000 litros, data de la época de la dominación musulmana y que su agua era la preferida de los vecinos del Raval Roig.
Así, entre la documentación que existe a este respecto, se atribuye al alicantino, Juan Bautista Marchal Coloma, la iniciativa de la restauración de los «Pozos de Garrigós» para resolver el problema existente de abastecimiento de agua a la población de la ciudad y a la flota pesquera o de tránsito en el siglo XIX.
Para ello, instaló todo un sistema de tuberías que bajaban hasta la playa del Postiguet y, desde allí, iban a parar a la entrada de los muelles, aprovechando así las aguas que iban a parar al mar. Con aquellas aguas pluviales se abastecían los veleros, que por aquel entonces, navegaban hasta el Caribe.
Técnicas avanzadas
Al parecer fueron construidos con técnicas avanzadas en sistemas de filtración y depuración y, según dicen las crónicas, Antonio Garrigós canalizó la instalación mediante tuberías cerradas hasta la casa número 47 de la calle Mayor, -esquina Maldonado, próximo a la Puerta Ferrisa cerca del Ayuntamiento- donde se vendía por cántaros a la clientela. Así, el doctor José Soler y Sánchez, químico farmacéutico, tras someter este agua a un exhaustivo análisis la consideró como «eminentemente potable».
De este modo, se contribuyó a paliar los efectos de las sequías almacenando el agua en estos grandes aljibes y se frenó las avenidas de las aguas que en época de lluvias torrenciales inundaban las viviendas de esta zona de la ciudad.
Después de 1939 y restablecida la red de abastecimiento de Aguas Municipalizadas de Alicante, los Pozos de Garrigós quedaron olvidados, hasta su adquisición en 1968 por el Ayuntamiento. Posteriormente fueron rehabilitados y convertidos en el «Centro Cultural Municipal Pozos de Garrigós».
En la actualidad acogen una exposición exclusiva, «El Tossal de Basses», que muestra unos 250 objetos extraídos de las excavaciones arqueológicas realizadas entre la Serra Grossa y la antigua ciudad romana de Lucemtum, en la Albufereta y que recoge 6.000 años de historia de la ciudad desde el periodo del Neolítico, pasando por el Ibero, Tardo-republicano, Romano, Tardo-Antiguo, Islámico hasta el Moderno.
6.000 años de historia
La muestra, que puede visitarse de forma gratuita, está dividida en seis salas. Entre los hallazgos más importantes y enigmáticos que acogen se encuentran cientos de tumbas y varios pozos de entre 10 y 12 metros de profundidad y en cuyo fondo se depositaron vasijas decoradas, así como cuerpos de personas adultas, niños, perros y caballos.
Asimismo, incluye esculturas y restos de armas, joyas, vasijas, máscaras y la reconstrucción de hornos para cocer cerámicas y colar metales.
En esta zona de la Albufereta, la Unidad de Conservación del Patrimonio del Ayuntamiento de Alicante empezó a intervenir arqueológicamente a principios de los noventa. Dichos trabajos han permitido documentar restos arqueológicos convirtiéndose en uno de los yacimientos más importantes de la Comunidad.
POR M. CARAYOL Y A. RICA...
.http://www.abc.es/hemeroteca/historico-31-12-2007/abc/Valencia/pozos-de-agua-y-cultura_1641526357004.html
ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO Y TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.
©RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR
 


Hola, Bienvenid@!

Siguenos tambien en las redes sociales.



¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas Publicaciones.

Sólo ingresa tu correo para suscribirte.