El 525 Aniversario de la Lagrima.

Cerca de 300.000 alicantinos han participado este jueves en la romería de la Santa Faz que conmemora el milagro de la lágrima y que este año llegaba a la 525 edición, según han confirmado a Europa Press fuentes de la Concejalía de Seguridad del Ayuntamiento de Alicante.
   Hasta el mediodía, los servicios de urgencias y atención sanitaria dispuestos por el dispositivo de seguridad ha atendido a unas 40 personas, la mayoría por torceduras de tobillo o rozaduras en los pies, tras realizar los cerca de 8 kilómetros que separan la Concatedral de San Nicolás en el centro de Alicante y el Caserío de la Santa Faz donde está depositada la reliquia. Asimismo, la Concejalía de Seguridad ha infromado de la atención de un menor por intoxicación etílica.
    El president de la Generalitat, Alberto Fabra, ha destacado, tras  participar en la Romería de la Peregrina, que este acto es una muestra de que "la unión hace la fuerza y que no hay nada que pueda parar la voluntad de todo un pueblo".
   Entre las autoridades, encabezadas por el alcalde en funciones Andrés Llorens, ya que la alcaldesa, Sonia Castedo, esta de baja por maternidad, se enconraba la cororación en pleno, el vipresidente del PP de Alicante, José Císcar, así como los consellers Isabel Bonig y Máximo Buch, Asunción Sánchez Zaplana.
   Por su parte, la delegación socialista estuvo encabezada por su secretario general, Xim Puig, quien ha resaltado que este día sirve para "poner en valor lo más importante de una ciudad, que no es un conjunto de edificios sino un sentimiento". "Vamos a decir que al pesar de la situación difícil que vive esta ciudad tengamos claro que la salida de la crisis debe ser todos juntos como esta romería", ha señalado.
   La romería llegaba este año a la edición 525 desde que comenzara la devoción en el siglo XV cuando el lienzo llegó a la ciudad y en 1489 fue sacado en procesión para pedir la intercesión divina ante una fuerte y persistente sequía. La tradición cuenta que la plegaria surtió efecto y se produjo el milagro de la lágrima, que trajo el agua a la ciudad.
   La "pelegrina" ha salido puntual, a las 08.00 horas, después de repartir unas 10.000 cañas, con las que los peregrinos se apoyan durante el camino, y tardado una hora y tres cuartos en cubrir la distancia entre la Concatedral de San Nicolás y el convento de las Clarisas, en la pedanía de la Santa Faz.
   Allí, el cardenal Monteiro de Castro, exnuncio apostólico de la Santa Sede en España, ha presidido la misa junto al obispo de Alicante, Jesús Murgui, y el obispo emérito, Rafael Palmero, en la que ha pedido que "el amor misericordioso" permita a los creyentes ir "más allá de lo justo".
ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.

© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR