"Alicante, la casa de la primavera. - Wenceslao Fernández Flórez"

Breaking News

¿Como eran las Hogueras antes de ser ‘LAS HOGUERAS DE SAN JUAN’?


¿Cuándo y dónde empezó la costumbre de hacer hogueras en la noche de San Juan?
 
Conoce los remotos orígenes de nuestra Fiesta del Fuego y como se instauró en Alicante
Las Hogueras de San Juan es la fiesta más simbólica y sentida de la ciudad de Alicante. Multitud de alicantinos de todas las generaciones las hemos celebrado y disfrutado desde niños.

Su origen oficial data de 1928, cuando fueron impulsadas por el gaditano José María Py Ramírez (del cual algún día contaremos aquí también su curiosa vida). Desde entonces, se establecieron las comisiones, se construyeron los monumentos fogueriles en los barrios y la fiesta fue asentándose y evolucionando hasta tal y como la conocemos en la actualidad.

Pero hoy vamos a mirar hacia atrás para preguntarnos: ¿Cuándo y dónde empezó la costumbre de hacer hogueras en la noche de San Juan?

Ciertamente, su origen es tan remoto que es imposible fecharlo y ubicarlo con exactitud. En diversos puntos de Europa ya hay indicios de costumbres paganas de quemar diferentes cosas en el solsticio de verano desde tiempos remotos. Los lugareños buscaban con el fuego fortalecer al Sol, para evitar que las noches se volviesen más cortas ni hiciese cada vez más frío.

También está vinculado a rituales de fertilidad, de ahuyentar a los malos espíritus y de buena cosecha. Pero con el paso de los años adquirió un matiz religioso, y se vinculó a San Juan al coincidir en esos días (el solsticio se produce el 21-22 de junio y el santo de Juan es el 24, seis meses después del nacimiento de Jesús).

Aunque seguramente fue mucho antes, las primeras pruebas documentadas de que dicha tradición llegase a Alicante datan del siglo XVIII.  Los labradores alicantinos quemaban basura y restos acumulados para celebrar la recolección de las cosechas y pedir la expiración de los males.
Tiempo después, la costumbre se extendió por toda la ciudad. A los campesinos se les unieron los demás ciudadanos, y durante aquella noche de San Juan se montaba en Alicante una gran juerga popular. Se tiraban cohetes, se disparaban tiros al aire y se quemaban improvisadas hogueras.
Muchos vecinos pronto adquirieron el hábito de moldear las maderas y muebles que quemaban, dándoles formas de objetos y personas. Así se inventaron los primeros ninots.

Sin embargo no todos estaban contentos con este desmadre anual. A los conservadores políticos de la época les parecía una vergüenza para Alicante que la ciudad cayera en este caos durante una noche al año. Por esto, a partir de 1822 el Ayuntamiento publicó un bando anual en el que prohibía expresamente las hogueras y las actividades ruidosas en esa noche.

Aún así, no consiguieron erradicar nunca la costumbre del arraigo popular, y en 1881 el Ayuntamiento cometió un gran error: se le pasó publicar el famoso bando. Los alicantinos interpretaron este olvido como una vía libre para la fiesta. Aquel año la ciudad enloqueció más que nunca y las autoridades se vieron totalmente superadas.

Cabe señalar que realmente lo del bando anual no era más que una prohibición simbólica, pues hacer hogueras, pegar tiros o explotar pólvora eran cosas que ya estaban prohibidas de por si. Pero el hecho de que no se publicara el veto específico de San Juan, hizo que los alicantinos vieran la ocasión perfecta para instaurar el caos durante aquella noche.

Aunque a las autoridades no se les volvió a pasar la prohibición durante los siguientes años, lo ocurrido aquel junio del 81 quedó en el recuerdo popular. Muchos vecinos hablaban de aquella mágica e inolvidable velada de San Juan y suspiraban porque volviera a repetirse.

Pero tuvo que llegar un hombre de Cádiz para que consiguiera que las Hogueras de San Juan se celebrasen al fin de manera oficial. En realidad, el mérito de José María Py más que inventar una fiesta fue el de lograr por fin que un político la permitiese (un mérito para nada desdeñable, pues como vemos costó varios siglos conseguirlo).

El carismático José María Py no solo consiguió convencer al alcalde Julio Suárez Llanos, sino también ilusionar a miles de alicantinos para que aquel año de 1928 participaran en esta nueva fiesta. Además, junto con sus socios de la asociaciónAlicante-Atracción diseñaron todo un programa de actos y símbolos (desfiles, premios, himno, feria taurina, etc).

No sería justo obviar (nos guste o no) la importancia que tuvo que en Valencia su Ayuntamiento ya hubiera permitido con anterioridad la celebración de las Fallas. Así fue mucho más fácil convencer al alcalde y establecer esta fiesta en Alicante.

Pero si nos vamos al origen real de esta costumbre, realmente aquí es imposible saber si comenzó antes en Valencia o en Alicante. Hay muchos claros y oscuros en la historia de esta tradición la cual, al estar prohibida, apenas está documentada.

Lo que si quedará para la historia es que nuestra fiesta del fuego, que tantos alicantinos disfrutamos y esperamos con impacientes ganas el resto del año, hoy existe entre otras cosas gracias al descuido de un político. Quien sabe si quizás fue algo voluntario.

REDACTOR: David Rubio / @david_rubio7
ORIGEN DEL ARTICULO: http://www.alicanteactualidad.com/opinion/las-hogueras-las-hogueras-san-juan/
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFIAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSION SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACION DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila© son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.
 


Hola, Bienvenid@!

Siguenos tambien en las redes sociales.



¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas Publicaciones.

Sólo ingresa tu correo para suscribirte.