ÚLTIMAS NOTICIAS ALICANTE VIDEOGRÁFICO

Fuero de Alicante.



HISTORIA DE ALICANTE

Alicante fue poblada por fenicios, griegos, iberos y cartagineses. Su actual emplazamiento es de origen romano, conocido con el nombre de Lucentum, situada a unos tres kilómetros de la actual capital, quedando en el año 750 establecida definitivamente en el lugar que conocemos.
Los iberos (siglo III a.C.) en relación comercial con las factorías griegas se establecieron en la huerta alicantina, especialmente en los Baños de la Reina (El Campello), más tarde los griegos levantaron la colonia Akra Leuke (Promontorio Blanco) en el monte Benacantil.

No hay referencias de edificaciones en Akra Leuke hasta que el general cartaginés Amílcar Barca levantó el campamento fortificado (actual Castillo de Santa Bárbara) antes de la Segunda Guerra Púnica. Los romanos (201 a. C.) sometieron a la ciudad íbera de Leukante (Tossal de Manises), en la Albufereta de Alicante, con puerto marítimo­fluvial en la desembocadura del Barranco de Orgegia.

La ciudad cae bajo dominio del Califato de Córdoba entre, denominándose Al­Laqant. Tras el ocaso del Califato, perteneció los Reinos Taifas de Denia y Almería. 

El 4 de diciembre de 1248, el infante Alfonso de Castilla (Alfonso X 'El Sabio', Rey de Castilla y León desde 1252) toma la villa al gobernador musulmán Zayyan ibn Mardanis. La victoria es conmemorada dando al Castillo o Alcazaba árabe (construido sobre el monte Banu­l­Qatil, de donde proviene Benacantil) el nombre de 'Santa Bárbara'.

El infante Alfonso de Castilla no procedió a la evacuación masiva de la población indígena de la ciudad, se limitó a exiliar a los dirigentes militares responsables de la resistencia armada. Con la vieja táctica castellana de crear grandes y poderosos Concejos, provistos de amplio alfoz (amplio ámbito territorial) y numerosos fueros, comenzó a hacer lo mismo en el importante núcleo urbano de Alicante. Asentó en el castillo un subido contingente de hombres de armas, caballeros y peones, haciéndoles beneficiarios de importantes heredamientos, como a su propio hermano, el infante Manuel de Castilla que le hizo entrega del vasto territorio alicantino del Señorío de Elche, que se extendía desde Al­Ayub (Santa Pola) hasta Villena.

Al contingente poblacional descrito, con destino a la defensa armada de la villa, se sumaron artesanos, menestrales y mercaderes para asegurar el comercio y la prosperidad económica. A la villa de Alicante le asignó un amplio y rico alfoz, que abarcaba doce de los actuales municipios del Camp d'Alacant: Agost, Nompot (Monfort), Aspe (Nuevo y Viejo), Elda, Novelda, Petrel, Aguas de Busot, Campello, Muchamiel, San Juan y San Vicente del Raspeig, además de la metrópoli de Alicante.

En agosto de 1252 se creaba el Concejo alicantino estableciendo, como era de rigor en las villas de realengo, el nombramiento de los cuatro más altos funcionarios: Alcalde, Juez, Administrador y Escribano, fuera del exclusivo derecho real. Alfonso X 'El Sabio', con objeto de potenciar la prosperidad de la villa alicantina, dotó a sus moradores (cristianos, judíos y mudéjares) de amplios fueros y franquezas, declarándoles beneficiarios del Fuero de Cartagena, que a su vez era el Fuero de Córdoba dado por Fernando III 'El Santo', contemplando, entre otras, las franquicias siguientes: Exención del diezmo real y señorial de todos los productos agropecuarios. ­
Franquicia de toda pecha y grabación fiscal. ­


Conversión de Alicante en villa de realengo. ­ Exención del servicio de vigilancia armada a caballo en el término municipal y tan solo un fonsado al año o servicio de hueste. ­ Que los juicios se hagan a tenor del Fuero Juzgado, traducido por orden suya al castellano.
El puerto alicantino tuvo toda suerte de favores y franquicias para estimular su proyección comercial con países mediterráneos: franqueando del pago del ancoraje a los armadores de barcos del astillero, eximiendo de derechos arancelarios por atraque en el puerto (arancel de çahabalpharia, por calafatear y mantener el barco en el puerto).

Dotándole del derecho exclusivo de embarque, junto al puerto de Cartagena, para expediciones de ultramar, imponiendo a las Órdenes Militares (Calatrava, del Hospital, Santiago y del Templo) que no utilizaran otros lugares de embarque. A la muerte de Alfonso X 'El Sabio' (abril de 1284) se abre una crisis dinástica entre el infante Alfonso de la Cerda (hijo mayor de Fernando de la Cerda, primogénito de Alfonso X y heredero al trono de Castilla hasta su fallecimiento en 1275) y Sancho IV 'El Bravo' (hijo de Alfonso X y de Violante, hija de Jaime I 'El Conquistador').


El infante Alfonso de la Cerda solicitó ayuda a Jaime II 'El Justo' de Aragón (hijo de Pedro III y de Constanza II de Sicilia, nieto de Jaime I) a cambio de donarle el reino de Murcia al conseguir la corona de Castilla. Jaime II inicia la contienda contra Sancho IV, conquista Alicante a pesar de la resistencia Nicolás Peris 'Alcaide del Castillo' (abril de 1296), después conquista Elche, Orihuela, Guardamar de Segura y Murcia. En 1298 toma Alhama de Murcia y Cartagena, finalizando el 21 de diciembre de 1300 con la conquista de Lorca.

Finalmente, las Coronas de Castilla y Aragón firman la paz con el Tratado de Elche (19 de mayo de 1305), suscritos entre los representantes de Fernando IV 'El Emplazado' de Castilla y Jaime II de Aragón, quedando para Castilla la mayor parte del reino de Murcia a excepción de los territorios al norte del río Segura. Las comarcas de Alicante, Orihuela y Elche quedan en posesión de Jaime II 'El Justo' (Rey de Aragón y de Valencia, Conde de Barcelona, Rey de Sicilia, Portaestandarte, Almirante y Capitán General de la Santa Iglesia Católica).

El 23 de julio de 1296 el rey aragonés Jaime II confirma al Concejo de Alicante todos los fueros de que había disfruto hasta la fecha, reconociendo a todos los títulos de propiedad de sus bienes raíces. Cambia la denominación de los principales funcionarios municipales, en lugar de llamarse Alcaldes y Alguaciles, se denominan Justicia, Jurados y Almotacén, cuya elección seguiría siendo anual. Redujo la población castrense del castillo de Alicante, para favorecer a los hombres de armas los declaró francos de las servidumbres locales salvo la obligación de los servicios de vigilancia armada a caballo (de noche o de día).

Para mantener la población sarracena y judía en la villa de Alicante, garantizó a sus respectivas aljamas personales, religiosas e institucionales, de que habían disfrutado hasta la fecha. En este sentido, recriminó duramente al Alcaide del Castillo, Ramón de Urtx, por no respetar su derecho de propiedad, retirándole la jurisdicción sobre ellos y poniéndolos bajo la autoridad del bayle de Alacant, Ramón de Capiath. En el terreno judicial, dispuso que las causas judiciales de los sarracenos fueran atendidas por el alamín de su aljama. Iguales fueros y franquicias otorgó a los judíos de Alicante.

A principios del siglo XIV se truncó el crecimiento alicantino por una serie de acontecimientos: La Guerra de la Unión (1347­1348), movimiento urbano de gran parte del reino valenciano en contra de Pedro IV 'El Ceremonioso' (hijo de Alfonso IV de Aragón, nieto de Jaime II de Aragón) exigiendo la integridad del régimen foral. La Peste Negra (1348) La Guerra de los dos Pedros (1356­1366), serie de enfrentamientos entre Pedro I 'El Cruel' de Castilla y Pedro IV de Aragón, ciudades como Alicante, Caudete o Teruel estuvieron varios años en poder castellano hasta que fueron devueltas, otras ciudades como Villena fueron ocupadas y no regresaron al dominio de la corona de Aragón. Finalmente, la Guerra de los Pedros no tuvo un claro vencedor, las pretensiones de Pedro IV de Aragón de incorporar el reino de Murcia a la corona de Aragón y dominar el Mediterráneo no llegaron a cumplirse, mientras que Pedro I de Castilla terminó destronado por su hermano Enrique II de Trastámara.

Pedro IV 'El Ceremonioso' promulgó numerosas medidas para reactivar la economía y la paz social, queriendo evitar la emigración sarracena los declaró francos del cabezaje acostumbrado por espacio de cinco años, siempre y cuando permanecieran en la villa no menos de diez años. No evitó la revuelta antijudía de 1391 que hubo en casi todos los reinos cristianos de la Península Ibérica, que acabó con la presencia de esta comunidad en Alicante.

Le sucedieron sus hijos, Juan I de Aragón y, a la muerte de éste sin descendencia, Martín I 'El Humano' (1356­ 1410), que se preocupó de frenar la creciente emigración sarracena de la villa alicantina, disponiendo que se les otorgase las franquicias de todos los derechos señoriales. Presentadas las quejas sarracenas en las Cortes Generales de Valencia, el 30 de mayor de 1402 ordenó ampliar las exenciones de impuestos y cargas señoriales a los mudéjares alicantinos. Después de la muerte de Martín I de Aragón (31 de mayo de 1410), sin descendencia y sin nombrar sucesor, se abre un Interregno donde se disputan el trono hasta seis pretendientes.

La solución se alcanza con el Compromiso de Caspe (25 de junio de 1412) entronizando a Fernando I de Aragón, nieto de Pedro IV, segundo hijo de Juan I de Aragón y de Leonor Aragón (reina consorte de Castilla por su primer matrimonio con Juan I de Castilla).

Fernando I de Aragón casó con Leonor de Albuquerque (hija de Sancho de Castilla, siendo éste hijo ilegitimo del rey castellano­leonés Alfonso XI 'El Noble' y Leonor de Guzmán), teniendo seis hijos, el primogénito y heredero Magnánimo' y después su hermano Juan II de Aragón, al que sucedió su hijo Fernando II de Aragón (Fernando V de Castilla, por su matrimonio con Isabel La Católica).

Juan II de Aragón para dotar a la villa de Alicante de un mejor ordenamiento municipal, previa presentación en las Cortes de Valencia, el 23 de abril de 1459 promulgaba una serie de capítulos de régimen administrativo, implantando el sistema electivo de los miembros del Consell por insaculación. Se creaba una comisión especial, integrada por ocho personas elegidas directamente por el rey, entre vecinos de la villa, extraídos de la oligarquía local, con objeto de valorar las aptitudes y méritos de los candidatos alicantinos a cargos municipales.
Fernando II de Aragón (Fernando V de Castilla) con objeto de promocionar social y económicamente a la villa alicantina, le otorgó el cobro del impuesto de la sisa, así como el de mercancías que entraban y salían por el puerto, a razón de tres dineros por libra de su valor. Un cuarto de la recaudación tributaria tendría que destinarse a la reparación y mantenimiento del castillo, mientras que los tres cuartos restantes se dedicarían al acopio de armas para la defensa del puerto y de los barcos.

De otra parte, con fecha 26 de julio de 1490, en la ciudad de Córdoba preparando la conquista de Granada, Fernando II otorgaba a Alicante el título honorífico de ciudad, con todos los fueros y franquicias que el título conlleva. Desde la obtención del título de ciudad, Alicante tuvo un gran desarrollo económico y demográfico, el puerto se convirtió en el más importante del Reino de Valencia propiciando el asentamiento de colonias de comerciantes extranjeros.

También se convirtió en un objetivo militar estratégico en todas las contiendas bélicas (Guerra de Sucesión, Guerra de la Independencia). En 1785 se creó el Consulado del Mar, independiente del de Valencia. Por su condición de ciudad portuaria fueron frecuentes las epidemias, una de las más dañinas fue la del cólera de 1854. La provincia de Alicante nació en las Cortes Liberales de 1822, siendo ampliada en 1833 con parte de la desaparecida provincia de Játiva y los municipios de Villena y Sax.


Las elecciones municipales de 1931 fueron ganadas por los republicanos y durante la II República los partidos de izquierdas mantuvieron una mayoría holgada en ciudad y provincia. La provincia de Alicante, con dispersión de poderes públicos y amplia autonomía local, la crisis de la moneda fraccionada de 1937 creando su propia moneda, emisiones que tendrían lugar durante el año en curso.

El 6 de enero de 1938 Ministerio de Hacienda y Economía daba un plazo para recoger todos los billetes, monedas, vales o bonos que no hubieran sido emitidos por el Tesoro Público o por el Banco de España. Por orden del 23 de febrero de 1938, dispuso que de forma eventual se fabricaran discos de cartón de unos 35 milímetros de diámetro y unos 5 gramos de peso, impresos por una cara con el escudo de España y por la otra adheridos sellos de Correo o Timbres móviles, que habilitaban su valor.

Los discos se fabricaron en la fabrica de Aspe (Alicante).

PARA VER EL ARTICULO COMPLETO PULSAR EN ESTE LINK: http://www.fuenterrebollo.com/Heraldica-Piedra/alicante.html
ORIGEN DEL ARTICULO: http://www.fuenterrebollo.com
ESTE ARTICULO  Y SUS FOTOGRAFIAS SON SOLO A TITULO INFORMATIVO Y TIENEN LA OBLIGACION DE CONSULTARLO COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Share to Facebook Share to Twitter Email This Share on Google Plus Share on Tumblr Share to instagram Share to youtube Share to line Share to instagram Share to skype Share to youtube Share to watsapp Share to imprimir

Recibe artículos en tu Email

SUSCRIBETE Y ÚNETE A ESTA VUESTRA PAGINA DE AMIGOS ELABORADA POR ALICANTE Y PARA ALICANTE Y SE PARTE DE NUESTROS AMIG@S Y COLABORADOR@S, PARA RECIBIR TODOS LOS ARTÍCULOS SIN PERDER DETALLE EN VUESTRO CORREO ELECTRÓNICO, RECORDAR QUE ESTE BLOG SE HACE SIN ANIMO DE LUCRO Y LUCHANDO POR LA DIFUSIÓN DE ESTA NUESTRA TIERRA ALICANTINA... *SUSCRIBIRSE A: *Alicante en la Mochila* - "ACUÉRDATE DE MIRAR TU CORREO PARA ACTIVAR LA SUSCRIPCIÓN"

Alicante en la Mochila en Google+

VISITAS

EL CABASSET D´ANTAÑO

EL CABASSET D´ANTAÑO
Leyendas en la prensa Alicantina.

Nuestro proyecto.

Página para promover el interés general cívico, educativo, científico, cultural, deportivo y sanitario. De promoción de los valores constitucionales. De promoción de los derechos humanos. De asistencia social, y cooperación para el desarrollo. De promoción y dignidad de la mujer. De protección de la familia. De protección de la infancia. De fomento de la igualdad de oportunidades y de la tolerancia en la unión de los pueblos. De defensa del medio ambiente y protección animal. De fomento de la economía social y la investigación. De promoción del voluntariado social y de nuestro mayores. De defensa de consumidores y usuarios. De promoción y atención a las personas en riesgo de exclusión por razones físicas, sociales, económicas o culturales, y cualesquiera otros de similar naturaleza.

En el caso de mi Blog, por ejemplo, quiero proporcionar a la gente aquello que conozco y he vivido y que puede ayudarles a caminar con total libertad en nuestra tierra y con el ánimo de contribuir en sus vidas para la mejora de las mismas en conjunto.

Alicante en la Mochila.

Agradecimiento a Colaborador

Agradecimiento a Colaborador
Soul Memory PHOTOGRAPHY

creativecommons

Licencia de Creative Commons
Alicante en la Mochila por:
G&C. Publicaciones
Está bajo una licencia :
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en :
http://alicanteenlamochila.blogspot.com.es.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en :
http://politicayterminoslegales.blogspot.com.es

Google+ Followers

NUESTRO AGRADECIMIENTO Y RECONOCIMIENTO A TODOS NUESTROS AMIGOS Y COLABORADORES QUE EN SUS ATICULOS Y COMENTARIOS SON CAPACES DE OFRECERNOS SIN ANIMO DE LUCRO LA ILUSION POR NUESTRA TIERRA ALICANTINA... POR TODOS LOS ALICANTINOS: «Visca Alacant» - Alicante en la Mochila -

Musica

Subir