"Alicante, la casa de la primavera. - Wenceslao Fernández Flórez"

Estimados amig@s usamos cookies propias y de terceros para ayudarle en su navegación por este blog. Si continua navegando consideraremos que acepta el uso de dichas cookies. - Alicante en la Mochila - Estoy de acuerdo Más información Rechazar Cookies

Alicante y el Genesis del Mercado Central.


Con la expropiación, a primeros de siglo, del antiguo mercado de  Alicante situado en  un lugar un tanto destacado como providencial de  esta ciudad y sobre todo para la gente de principios de siglo.

Los mercados, pues así se les llamaba estaban, en la calle de San Fernando, por lo cual surgió la gran necesidad de construir un nuevo mercado par la cuidad de Alicante.

Al parecer, la urgencia de resolver el problema unido a la escasez de recursos municipales, así como la falta de previsión para dotaciones publicas del plan de ensanche de Alicante, explica el hecho de su implantación en la antigua plaza de Balmes, una de las tres plazas destinadas a ser ajardinadas que contemplaba el citado plan, junto a las de Benalúa y Séneca.

            Las obras empezaron en 1911 y no concluirían hasta once años después de la puesta en marcha de las citadas obras. Un periodo de tiempo que da idea, aunque entonces e proceso era mucho más lento por los condicionamientos de la técnica, de la magnitud del proyecto.

            El proyecto inicial del mercado central había sido obra de Próspero Lafarga, un ingeniero que realizo varias obras de mejora y ampliación en Alicante a comienzos de siglo sobre 1914, y de F. Fajardo. No obstante, concluiría el proyecto de enorme prestigio, Juan Vidal Ramos, el que concluiría el proyecto definitivo y de las propias obras.
            El mencionado arquitecto, Juan Vidal Ramos (1888-1975) fue autor también, entre otros monumentos de relieve, el de la Casa Lamaignere, de la Casa Carbonell y el del edificio de la Diputación Provincial.
            No se tienen datos exactos respecto de las obras, aunque se sabe que finalizaron en el año 1921 bajo la dirección de Juan Vidal Ramos, pero este fue redactado por encargo del  Ayuntamiento de Alicante por el entonces arquitecto  municipal Francisco Fajardo, en colaboración con el ingeniero de caminos, Próspero Lafarga, en el año 1914.


            El edificio del mercado es propio de las tendencias modernistas artísticas de la época y se caracteriza por un modernismo tardío con pináculos herrerianos.
            Su estructura tiene forma basilical con rotonda lateral, apoyándose en una estructura metálica y de ladrillo. Los problemas de aireación y de iluminación los resuelve con huecos en vertical que se reproducen en la fachada. En la duración excesiva de las obras influyó, asimismo, un grave problema financiero, que no se resolvió hasta que intervino con un importante préstamo la Caja de Ahorros y Monte de Piedad. De esta forma se pudo llegar a ese noviembre 12 del 1922, inaugural que fue revestido de notable alegría y boato por parte de los alicantinos de la época. Y por fin y después de muchos desalientos y sudores por parte de los contribuyentes, se procedió a la inauguración en la citada fecha de todas las instalaciones del (Mercado Central de Abastos de Alicante), el cual era un viejo sueño de la ciudad y para la ciudad, que por fin se hacia realidad y sobre todo para los alicantinos que se habían quedado sin mercado.

A la ceremonia de inauguración, que presidio el por aquel entonces alcalde de la época, Antonio Bono Ñique, y acudió claro esta el por entonces ministro de Gracia y Justicia,  José Fancos Rodríguez que dirigió unas palabras a los presentes.

En la memoria del proyecto se describen hasta tres soluciones distintas en función de donde se ubicaría la venta al por mayor. Se opta finalmente, por construir una planta de 3.421 m2 para la venta al publico y semisótano de solo 1.760 m2 para dicha venta al por mayor, aunque posteriormente se destino a albergar los servicios municipales de Bomberos. Se preveía entonces un máximo de 350 puestos de venta y el presupuesto de las obras se cifro en 438.917.08 de pesetas.

            Es de destacar el cuidado puesto por los autores del proyecto para lograr su impecable implantación urbana en un solar bastante irregular, utilizando recursos como la adición a un cuerpo de 3 naves de una rotonda cubierta con una cúpula, en su extremo suroeste así como una nave lateral mas corta para adsorber la irregularidades del solar.

            Si bien la primera parte de la memoria del proyecto hace referencia a los aspectos constructivos, funcionales y urbanos, ya comentados, la segunda parte haría seguramente las delicias de cualquier ingeniero actual por la estructura de acero del edificio, cuchillos y argos de la rotonda incluidas, estructura de una magnitud y ligereza que la hacen extraordinariamente importante para la época de su construcción.
            La rotundidad del volumen y composición del edificio, unido a la cuidada utilización de los materiales constructivos (piedra caliza, ladrillo, acero, carpintería de madera y elementos ornamentales de piedra artificial), han logrado crear esa imagen tan conocida del patrimonio arquitectónico de la cuidad de Alicante.
            Es un edificio que forma parte de los que se ha llamado la edad de oro de la arquitectura alicantina, que puede situarse entre 1910 y 1930, una época que se construye en nuestra ciudad tan grandiosos edificios de gran envergadura y que van desde el Hospital Provincial y la gran Diputación Provincial de Alicante hasta el Cine Monumental.
           


Los muros del Mercado Central son testigos de la historia más despiadada de la ciudad de Alicante,   pues corría la fatídica fecha del 25 de Mayo del 1938, en plena Guerra Civil Española, cuando trascurrió uno de los días más amargos y trágicos para la ciudad y que no se borrara de la mente del alicantino de a pie, generación tras generación, pues siendo un día de gran bullicio de gente y el mercado como escenario fueron protagonistas de la historia más callada de Alicante. Siendo las 11 de la mañana del 25 de Mayo y sin previo aviso se oyeron motores de aviones a lo lejos, la gente se quedo inmóvil de lo aterrados que estaban pues no sonó la sirena antiaérea puesta en el mismo mercado para tal evento, cuando un gran estruendo empezó a sonar y de pronto empezaron a volar cascotes para todos lados y la gente empezó a huir despavorida hacia ningún sitio, sin dar aliento a mujeres y niños, cayeron 90 Bombas de 9 aviones que penetraron por la playa y de dichas bombas varias cayeron sobre la lonja de frutas y verduras de la Plaza de Balmes. Las bombas lanzadas des los aviones sembraron la muerte y la destrucción en todo el edifico, fue un trágico bombardeo que acuso mas victimas, incluso que el Guernica, y que desgraciadamente los políticos y militares de entonces quitaron gran importancia al suceso porque solo cayeron por desgracia tenderos, mujeres y sus pequeños.
            Mas de dos centenares de personas, la mayoría mujeres y niños, eran victimas de una acción criminal dirigida a la población más indefensa y desvalida. Todo parecía premeditado, se había elegido el lugar mas concurrido la hora de mas afluencia del mercado, para el acto más criminal mas bien callado y ocultado en la historia de Alicante, pues en cuestión de segundos centenares de cuerpos quedaron destrozados y calcinados, mientas otros yacían moribundos o mal heridos en medio de un amasijo de cascotes, hierro y trozos de personas mutiladas y todo en medio de la más desoladora confusión del momento.
            Durante varias horas las fuerzas de seguridad y numerosos vecinos de la capital cooperaron en el desescombro y desalojo de las victimas de tan terrible suceso y que colapsaron los hospitales del momento.
            Los informes sobre la catástrofe varían en torno a la cifra de victimas mortales. Para la comisión inglesa que visito Alicante a raíz de las denuncias internacionales, la cifra fue de 236 victimas mortales. El diario socialista “AVANCE” dio al día siguiente la cifra de 250 victimas mortales. El informe de la junta pasiva de Julio del 1938 cifraba en 273 las victimas del bombardeo. Curiosamente, después de la guerra fuentes municipales elevaban  a 313 las victimas mortales del 25 de Mayo.


            El periódico “LIBERACIÓN” de inspiración anarcosindicalista, situaba el fatídico numero de 300 victimas mortales en total. Sea como fuere, lo cierto es que la tragedia tenia unas dimensiones dantescas y exageradas a la vez que no contaba con precedentes en nuestra cuidad de Alicante. El propio alcalde de entonces, Santiago Martí, expresa el sentimiento de indignación popular con unas elocuentes palabras:

(....tengo la seguridad que este pueblo de limpia historia republicana y obrerista no se acordara jamás; mientras quede uno en pie, lucharemos sin descanso defendiendo la Republica y la independencia de España...)

            El señor Alcalde don Santiago Martí deja de ser poco elocuente cuando afirma en su discurso que el alicantino no se acordara jamás de aquel horror y si hay alicantino que vivió aquel horror no creo que se le olvidara aquel fatídico día igual que a los alicantinos que no lo vivimos en primera persona pero oímos como gritan desde sus tumbas aquellos que murieron en aquel horroroso día y que gracias a las personas ya muy mayores que nos contaron el suceso en primera persona no se nos olvidará jamás esa fecha negra de Alicante y sus alicantinos.
            Los aviones, que formaban parte de la guarnición germano-italiana con base en Mallorca, lanzaron su mortífera carga a sabiendas de lo que ello suponía, de echo una comisión de investigación del parlamento que estudio el tema llego a la conclusión tras comprobar que en la cuidad no había ningún (objetivo bélico) ni fabrica de armas ni tropas, que el bombardeo fue un ataque deliberado a  una zona civil e indefensa.
            Las dudas como en todo lo concerniente a lo militar o político se centran en que si la sirena del mercado central sonó o no sonó ese día con la suficiente antelación como para que a la población civil le diera tiempo a llegar a los refugios habilitados para tal situación. Los testimonios son contradictorios y no se puede asegurar que con certeza lo que realmente sucedió aquel día a aquella hora.

            El jueves 14 de febrero del 1991, la citada sirena queda en poder del ayuntamiento de Alicante, que no tenia decidida su ubicación. El concejal de mercados se inclinaba por guardarla en una vitrina que seria colocada en el propio mercado a abastos para que sirva de recuerdo y testimonio de la citada tragedia. Otros en cambio preferían que se colocase en el mismo lugar donde estaba, para que se mantuviese la mayor fidelidad al original.

            Hoy día un suceso de estas dimensiones, no forma parte de la memoria colectiva de una ciudad, que parece haber olvidado por completo aquel día, pues la sirena si que esta en una urna en el propio mercado pero lo más importante, la tumba que a modo de fosa común enterraron a las victimas esta deteriorada y hundida en él más triste olvido por parte de todos, victimas de momentos de terror indescriptible enterrados junto a los fusilados en aquel día y testigo silencioso de la historia de esta nuestra tierra que viéndonos nacer y morir sigue silencioso el paso de los días sin culparnos a dios gracias de aquellas fechas negras en su leyenda.
            Mas de sesenta años después de su construcción, y al amparo de las tendencias conservacionistas que durante la década de los setenta alcanzan un gran auge en el cultura arquitectónica, se aprueba por el ayuntamiento el 21 de diciembre de 1982 el plan especial de edificios protegibles, que entre otros, establece la protección del actual edifico. Este hecho unido al interés municipal por dinamizar la actividad comercial que en el se desarrollaba, hace plantearse la posibilidad de una rehabilitación integral que recupere como espacio para la ciudad la perdida asta entonces Plaza de Balmes, ocupada por las instalaciones de los puestos de frutas y verduras y amplia la superficie de venta mediante  la prolongación de semisótano inicial del mercado por el subsuelo de la citada plaza.
            Con el fin de viabilizar dicha operación se construye un mercado provisional en el solar de la antigua lonja que se abre al público el 1 de diciembre de 1987. tres años después se cierra el ciclo de la citada actuación con la reinaguaracion del remodelado Mercado Central de Abastos de Alicante, operación en la que se han invertido 1.008.000.000 de pesetas y 3 años de  obras y que recupera para la ciudad un edificio de indudable interés en el patrimonio arquitectónico y histórico de la ciudad y para los alicantinos un edifico que ocupa un pequeño lugar en el corazón de todos.
REDACTADO POR: R. G. N.
FECHA : 14 – 02 – 1991
DOCUMENTADO POR: Periódico Información de Alicante
SECCIÓN : Especial Mercado Central.
Mi agradecimiento a cuantas personas y publicaciones, que me aportaron sus conocimientos desinteresadamente.

ESTE ARTICULO ES SOLO INFORMATIVO TIENEN QUE CONSULTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.

© RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

SUSCRÍBETE Y RECIBE EN EXCLUSIVA EN TU CORREO ARTICULOS COMO ESTE

SI LE HA GUSTADO EL ARTICULO PUEDE DIRIGIRSE A LA WEB DEL AUTOR Y SEGUIR LEYENDO MAS ARTICULOS INTERESANTES Y CON VARIADOS TEMAS SOBRE ALICANTE Y PROVINCIA. - Alicante en la Mochila - ¿Vulnera este post tus derechos? Envíanos una notificación o comentario de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto. (borraremos el enlace en el acto)
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
 

Página para promover el interés general cívico, educativo, científico, cultural, deportivo y sanitario. De promoción de los valores constitucionales. De promoción de los derechos humanos. De asistencia social, y cooperación para el desarrollo. De promoción y dignidad de la mujer. De protección de la familia. De protección de la infancia. De fomento de la igualdad de oportunidades y de la tolerancia en la unión de los pueblos. De defensa del medio ambiente y protección animal. De fomento de la economía social y la investigación. De promoción del voluntariado social y de nuestro mayores. De defensa de consumidores y usuarios. De promoción y atención a las personas en riesgo de exclusión por razones físicas, sociales, económicas o culturales, y cualesquiera otros de similar naturaleza. En el caso de mi Blog, por ejemplo, quiero proporcionar a la gente aquello que conozco y he vivido y que puede ayudarles a caminar con total libertad en nuestra tierra y con el ánimo de contribuir en sus vidas para la mejora de las mismas en conjunto.. -Alicante en la Mochila- .



Hola, Bienvenid@!

Siguenos tambien en las redes sociales.



¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas Publicaciones.

Sólo ingresa tu correo para suscribirte.

NUESTRA DISEÑADORA GRAFICA